Argentina vela a Facundo Cabral

Mientras tanto, en Guatemala capturaron a dos sospechos del asesinato que habría ordenado un centroamericano.

Los restos del cantautor pacifista argentino Facundo Cabral, asesinado a balazos en una emboscada en Guatemala, fueron velados este martes en una capilla ardiente montada en un teatro del centro de Buenos Aires, con el féretro envuelto en una bandera argentina.

El ataúd fue traído hasta la capital argentina en un avión de la Fuerza Aérea mexicana y recibido la mañana del martes en el Aeroparque Metropolitano por un comité de recepción que encabezó el canciller, Héctor Timerman, quien acompañó a la viuda, la psicóloga venezolana Silvia Pousa.

"Esto es el destino, el destino. Era un tipo totalmente cristalino, pacífico tranquilo. Lo recuerdo como alguien no conforme y buscador de la verdad a ultranza", declaró al salir del velatorio el cantante y compositor argentino Piero, amigo del difunto y autor del hit "Mi viejo".

El caso provocó conmoción en América latina, donde varios gobiernos y la Organización de Estados Americanos (OEA) expresaron su dolor ante el crimen del trovador que tenía 74 años.

"Fue alguien que se interrogó sobre la condición humana. Su mensaje caló muy hondo en América latina y el mundo", dijo en rueda de prensa Timerman sobre al artista que en 1996 fue declarado Mensajero Mundial de la Paz de la ONU.

La investigación del asesinato tuvo un giro este martes cuando dos sospechosos fueron capturados en un suburbio de la capital guatemalteca, reveló una fuente de una entidad defensora de derechos civiles.

Cabral se dirigía junto con otras personas en una camioneta en dirección al aeropuerto de la Ciudad de Guatemala.

"La persona que conducía el automóvil (el empresario nicaragüense Henry Fariña), supuestamente tenía alguna vinculación con el narcotráfico, la prostitución y el juego. Facundo estaba lejos de todo eso. Es una víctima de la violencia", señaló Timerman.

Cabral se inició con la guitarra bajo el seudónimo de El Indio Gasparino y se hizo popular en Argentina en los años 70 con su tema "No soy de aquí ni soy de allá", pero sus recitales causaban gran impacto en Centroamérica.

Fue por un pedido del presidente guatemalteco, Álvaro Colom, que el gobierno de México cedió el avión militar para el traslado de los restos, que serán cremados el miércoles en el cementerio comunal de la Chacarita, donde reposan también los del célebre cantante y compositor Carlos Gardel.

Cabral fue asesinado cuando sicarios que se desplazaban en tres vehículos atacaron con fusiles de asalto al todoterreno de Fariña, quien se había ofrecido a llevar al músico al aeropuerto.

"Todo apunta a que el ataque iba dirigido hacia Fariña y no al artista", dijo el ministro del interior guatemalteco, Carlos Menocal, acerca del empresario de 40 años, dueño de clubes nocturnos, que sobrevivió al atentado y está hospitalizado bajo custodia policial.

Una multitud rindió homenaje al artista en Guatemala, con ofrendas florales y fotos frente a la funeraria, en medio de un sentimiento de culpa de muchos ciudadanos, manifestado en pancartas y carteles.

La vida de Cabral será motivo de la película "Camino de libertad", cuyo estreno se espera para 2012, reveló la productora colombiana '1996 Films'.

"Llorar por la muerte es faltarle el respeto a la vida", declaró una vez el artista, un cantante de protesta barbado y con dificultades en la visión que tuvo que exiliarse en México durante la dictadura (1976-1983).

Las canciones de Cabral fueron grabadas en nueve idiomas y en sus recitales le tocó acompañar a otros artistas como el estadounidense Neil Diamond, el español Julio Iglesias, el argentino Alberto Cortez y el mexicano Pedro Vargas.

Guatemala es uno de los países más violentos de Centroamérica, a su vez considerada la región más violenta del mundo según la ONU.