Arias: "En el trono de la informalidad"

La entrega irregular de subsidiosde Agro Ingreso Seguro hizo que la Fiscalía llevara al banquillo a Andrés Felipe Arias.

Como un rey “sentado en el trono de la informalidad”. Así calificó la fiscal general de la Nación, Viviane Morales, la gestión del exministro de Agricultura Andrés Felipe Arias, al frente del programa Agro Ingreso Seguro (AIS). Por esta razón, hoy el exfuncionario está sentado en el banquillo de los acusados.

La frase, que traza el camino de lo que será el proceso penal contra el exfuncionario, la dijo la jefa del ente acusador ayer en el comienzo de la audiencia de imputación, en la que le formularon cargos por celebración de contratos sin cumplimiento de requisitos legales y peculado por apropiación a favor de terceros.

En la diligencia la fiscal Morales hizo el resumen de las irregularidades en el manejo del programa, que benefició con subsidios a prestantes familias en el país y no a campesinos de escasos recursos. Para completar, habló de las evidencias que “permiten inferir que Arias usó el programa AIS como plataforma política para su campaña presidencial”. Para la Fiscalía es tan grave la actuación del exministro, que pidió medida de aseguramiento.

A pesar de esto, el exministro Arias se mostró tranquilo en la diligencia. Él tiene claro que esta es la instancia para demostrar la inocencia que ha alegado desde que estalló el escándalo.

Por ahora parece que el exministro Arias tiene la balanza en contra, especialmente por la reciente decisión de la Procuraduría General de la Nación, que lo destituyó e inhabilitó por 16 años, al encontrar pruebas sólidas de su responsabilidad disciplinaria al frente del programa AIS.

La diligencia de ayer suscitó gran expectativa y no era para menos, se trataba de la audiencia en la que uno de los exfuncionarios más cercanos al expresidente Álvaro Uribe le definían si iba o no a prisión. Detrás de este escándalo ya hay casi 40 personas en líos judiciales, entre exfuncionarios, funcionarios y beneficiarios de subsidios.

La investigación
Los dos delitos que tendrá que enfrentar el exministro Arias se resumen en dos situaciones: las supuestas irregularidades en la firma de los convenios que dieron vida a AIS (que corresponden a la celebración de contratos sin cumplimiento de requisitos legales), hecho que a su vez permitió que el programa no tuviera reglas claras sobre los beneficiados. Esto facilitó la adjudicación de recursos a personas que no necesitaban los subsidios (peculado por apropiación a favor de terceros).

Para la Fiscalía, todos los líos fueron por falta de planeación en la contratación, así como de estudios previos y estudios de factibilidad. Y las irregularidades del exministro estarían específicamente en la firma con el IICA de los convenios 003 de 2007, 0055 de 2008 y 0052 de 2009.

La falla principal estuvo en la modalidad de la contratación. Dice la Fiscalía que el Ministerio, de manera equivocada, se decidió por celebrar contratos directos, justificando la decisión en que los convenios eran para actividades científicas y tecnológicas. Sin embargo, al revisar los contratos se halló que eran para administrar dineros destinados a AIS, lo que obligaba a firmar el contrato luego de una licitación pública.

A este problema se suman otros como la ausencia de estudios de necesidad y conveniencia, que no hubo pliego de condiciones para los contratos, no hubo publicidad de los convenios y, a la hora de ejecutarlos, no se exigieron las garantías al IICA ni las pólizas. Finalmente, permitieron ejecutar el contrato antes de haberse firmado.

En la investigación por el escándalo de AIS, el ente acusador parece tener claro el grado de responsabilidad del exministro. De acuerdo con la fiscal Morales, Andrés Felipe Arias se puso a sí mismo en capacidad de controlar simultáneamente todos los mecanismos principales de AIS. Y la razón era clara: “Arias utilizó el programa AIS como plataforma política para su campaña presidencial”. Como evidencia está una cartilla que publicó tras salir del Ministerio, en la que exaltaba el programa para contrarrestar los efectos negativos del escándalo en su campaña.

“Esta cartilla demuestra que la imagen de Arias estaba ligada a la suerte del programa AIS. Antes, cuando era ministro, sabía la importancia de AIS en sus aspiraciones futuras. Eso explica su preocupación para controlar la entidad y contratar directamente al IICA, organismo con el que entabló una relación de confianza e informalidad”.

Esa relación, según la fiscal, dio pie a la llamada puerta giratoria a través de la cual el IICA y el Ministerio intercambiaban funcionarios, “como el caso de Juan Camilo Salazar, quien llegó al Ministerio como contratista del IICA, encargado de la coordinación de AIS y terminó siendo viceministro de Agricultura, que controlaba y dirigía los convenios tramitados con el IICA”.

“El exministro Arias tenía la llave de la puerta giratoria. Fue dueño y señor de la informalidad en pagos que el IICA hizo de servicio de transporte y publicidad utilizado por el ministro y sus más cercanos colaboradores. Estaba sentado en el trono de la informalidad”.

“La Fiscalía ha obtenido información que dice cómo se pagaban, con recursos de los convenios, algunos servicios al despacho de Arias. La orden de pasar cuenta de cobro de un servicio recibido por el Ministerio se hacía a través de una solicitud verbal o escrita con visto bueno de un funcionario del Ministerio. Sin más trámites, el IICA cancelaba la factura. Así se pagaron vuelos chárter, banquetes, publicidad, tiquetes aéreos y publicaciones. Esta confianza les permitió actuar irregularmente saltándose todas las normas de contratación estatal”.

Para el ente acusador, desde el Ministerio de Agricultura se “desdibujaron” los principios fundamentales del programa AIS y permitió que terceros adinerados se apropiaran de recursos estatales que estaban destinados a “reducir la desigualdad en el campo”. Se estima que el desvío asciende a los $300 mil millones.

La defensa de Arias
El exministro Arias, ante todas las irregularidades que se han denunciado alrededor del programa, siempre se ha mostrado ajeno y se ha declarado inocente. Dice que no intervino en la selección, evaluación o adjudicación de proyectos y subsidios de AIS. Pese a su argumento, de nada le sirvió ante el procurador, quien lo sancionó disciplinariamente por este caso.

El proceso penal recorre casi la misma senda del proceso que adelantó la Procuraduría, razón por la que las evidencias a evaluar por los magistrados de la Corte Suprema serán parecidas. De igual forma, la estrategia de defensa será similar: “No tuve nada que ver”. Según Arias, no participó en asuntos contractuales y que los temas técnicos y jurídicos de los convenios y las condiciones de acceso al programa los delegó en el viceministro, en los directores de AIS y en los jefes de la oficina jurídica.

Sin embargo, entre las pruebas contra el exministro está el relato de una supuesta reunión en la casa de José Félix Lafaurie, presidente de Fedegán, en la que el exministro junto con otros funcionarios de la cartera tomaron decisiones respecto a la destinación y entrega de los cuestionados subsidios de AIS.

También el testimonio de Julián Gómez y 52 correos electrónicos, con los que quiere comprobar que todo lo relacionado con AIS lo manejaban desde el Ministerio de Agricultura. Gómez trabajó para el IICA, fue director del programa AIS y es hijo del magistrado de la Corte Suprema de Justicia Alfredo Gómez Quintero. Él, aunque menciona en varias ocasiones al exministro, cabe resaltar que no relata directamente un capítulo que lo involucre.

En sus declaraciones ha dicho que pese a que el borrador de los términos de referencia del programa se elaboró entre funcionarios del IICA y el Ministerio de Agricultura, los aspectos pertinentes a potenciales beneficiarios, criterios de calificación o monto de subsidios, entre otros asuntos, los decidía el Ministerio.

También señaló al exministro de ser quien definía el presupuesto y la distribución del mismo. “Dichas decisiones le fueron comunicadas al entonces director de la unidad, Iván Esteban, por los funcionarios del Ministerio, que nuevamente creería que corresponden al ministro Andrés Felipe Arias, Andrés Fernández o al viceministro Juan Camilo Salazar”. Y destacó que al menos cuando él fue director de AIS siempre fueron impartidas por Salazar.

Los correos que aportó partieron de la Dirección de Planeación, la Dirección de Comercio y Financiamiento, la Dirección de Desarrollo Rural, el despacho del exviceministro Salazar y la secretaria privada del exministro Andrés Felipe Arias, a través de los cuales recibió instrucciones puntuales sobre la forma en que debían suscribirse los convenios.

La diligencia fue suspendida a las 7:00 de la noche y continuará hoy a las 11:00 de la mañana. La jornada será para definir si dictan o no medida de aseguramiento contra Arias.

Por ahora, y a pesar de que la Fiscalía parece tener esa evidencia que podría atar al exministro Andrés Felipe Arias con las irregularidades en AIS, lo cierto es que el proceso apenas comienza y no quiere decir que el exfuncionario sea culpable, simplemente será un magistrado quien tomará la decisión de condenarlo o absolverlo.

Los procesados por Agro Ingreso Seguro
El exministro Andrés Felipe Arias se suma a la lista de procesados por AIS, integrada por el exviceministro Juan Camilo Salazar; Camila Reyes, exjefe de Comercio y Financiamiento; Juan David Ortega, exsecretario general del Ministerio, y Tulia Eugenia Méndez y Óskar Shroeder, exjefes jurídicos.

También los beneficiarios Álvaro LuisVivesLacouture, Inés Margarita Vives Lacouture, Roberto Vives Lacouture, María Teresa Vives Lacouture, Patricia Vives Lacouture, José Francisco Vives Lacouture, Silvia Rosa Vives de Sánchez, María Luisa Zúñiga Vives, Silvia Rosa Campo Vives y Roxana María Castro Solano.

Además, Alberto Mario Lacouture, Victoria Eugenia Lacouture y Alfredo Lacouture Pinedo, la actriz Valerie Domínguez, Juan Manuel Dávila Jimeno, María Clara Fernández de Soto, Juan Manuel Dávila Fernández de Soto y Ana María Dávila Fernández de Soto.


Andrés Fernández sigue como indiciado
Con la imputación de cargos contra el exministro de Agricultura Andrés Felipe Arias continúa la expectativa por  la suerte del exministro Andrés Fernández. Por ahora, sigue como indiciado en las investigaciones. Sin embargo, tal parece que el conocimiento de Fernández sobre las irregularidades en el programa era tal, que incluso sugirió inculpar al IICA como único responsable en el escándalo. Así se reveló en El Espectador, al conocer un cable diplomático de la Embajada de Estados Unidos con fecha de enero de 2010.

En dicho cable, los representantes del IICA dijeron en la embajada que el Instituto estaba siendo usado por el Ministerio como chivo expiatorio. Un abogado advirtió que Andrés Fernández les había pedido a los funcionarios del IICA que ofrecieran a “un empleado de sacrificio”, al que el Ministerio pudiera culpar por lo sucedido. El IICA se negó a tal petición.

últimas noticias