Así, así, así gana el Madrid

En una dramática final de la Copa del Rey, el equipo merengue superó 1-0 al Barcelona con anotación de Cristiano Ronaldo. La próxima semana se verán las caras de nuevo en la semifinal de la Champions.

Jugar bonito no es lo mismo que jugar bien. Este miércoles Barcelona, como es su costumbre, practicó un fútbol estético, de respeto por la pelota. El Real Madrid, en cambio, fue aplicado tácticamente e hizo valer su estrategia para coronarse campeón de la Copa del Rey.

Fueron 120 minutos de tensión y dramatismo en los que dos de los mejores equipos del mundo ratificaron lo bello que es el fútbol. Barcelona jugó a ganar, Real Madrid a no perder, porque cada uno se dedicó a hacer lo que mejor sabe ante un rival al que evidentemente le profesan respeto.

Los catalanes, con Lionel Messi como director de orquesta, socio de todos, ante el discreto rendimiento de Andrés Iniesta y Xavi. Los merengues, apoyados en su disciplina táctica y el espíritu de lucha de sus volantes y defensores.

Un partido que se recordará porque el técnico blanco, José Mourinho, sacó todo su repertorio para cerrarles todos los caminos a los muchachos de Joseph Guardiola.

La primera mitad fue para el Madrid, que corrió, metió y luchó ante un Barcelona desconcertado. Cristiano Ronaldo y Pepe tuvieron las mejores opciones de abrir el marcador.

El complemento fue un monólogo catalán, pues Messi se echó el equipo al hombro y tuvo la colaboración de Dani Alves. Lástima que David Villa y Pedro no entraron en esa sociedad para dar la puntada final.

Claro que ahí apareció la gran figura del partido, Iker Casillas, quien ahogó cuatro veces el grito de gol de los culés. El capitán blanco fue inmenso ante dos remates de Messi, uno de Iniesta y otro de Pedro.

En el minuto final el argentino Ángel Di María, en un contragolpe, puedo sentenciar el juego para los blancos, pero el arquero Pinto sacó su remate de manera espectacular.

Parecía que en los 30 minutos suplementarios el Barcelona seguiría arrollando, pues se veía más entero físicamente, pero fue el Real Madrid el que mejor hizo las cosas.

Avisó Cristiano Ronaldo con un tiro cruzado desde el borde del área, ante un pase magistral de Xabi Alonso. Y minutos después llegó el gol, tras una pelota que perdió Messi en la mitad de la cancha y que les permitió a Marcelo y Di María hacer una pared para que el argentino llegara al fondo y mandara un centro preciso al borde del área, en donde Ronaldo le sacó medio metro en el salto a Javier Mascherano para poner la frente y enviar el balón al fondo de la red.

Los catalanes no asimilaron el gol. En vez de seguir imponiendo su toque para crear opciones de gol, se desesperaron. Gerard Piqué dejó su puesto en la defensa y se fue a jugar como delantero, mientras que Iniesta se dejó contagiar y empezó a tirar pelotazos.

El Madrid tuvo incluso para liquidar el juego con una doble opción que salvó el arquero Pinto, primero con Emmanuel Adebayor y luego con Ronaldo.

El árbitro no se complicó y apenas el reloj marcó el minuto 120, decretó el final del juego y desató la celebración merengue.

Este miércoles ganó el Madrid, pero está claro que el Barcelona es el mejor equipo de fútbol del mundo, aunque no siempre conquiste la victoria.

Todavía quedan dos superclásicos más para disfrutar, los de las semifinales de la Liga de Campeones de Europa, el 27 de abril y el 3 de mayo. Para muchos, esos duelos son los que realmente decidirán quién se impone en la serie de cuatro partidos, porque lo único claro es que el ganador es el aficionado que ama el fútbol y que disfruta la manera como dos filosofías de juego, dos estilos, dos caminos hacia el éxito, exponen sus argumentos. Real Madrid le ganó un título al Barcelona y eso, en la actualidad, es lo mejor a lo que se puede aspirar.

 

últimas noticias

Maradona en Sinaloa