Así lucharán contra el crimen

Coincidieron en que la presencia de guerrilla, paramilitarismo y organizaciones criminales en la ciudad requiere la acción de un cuerpo de policía especializado. Estas son sus propuestas para combatir la violencia capitalina.

Coincidiendo en que existe una nueva dinámica de la violencia en la ciudad, con fenómenos de inseguridad urbana diferentes a los tradicionales, que requieren la acción de un cuerpo de policía especializado, seis aspirantes a la Alcaldía de Bogotá se reunieron a instancias de El Espectador para debatir sus propuestas de gobierno en materia de seguridad. Un encuentro en el que fue presentado públicamente el libro Mercados de criminalidad en Bogotá, investigación de la Corporación Nuevo Arco Iris que plantea el reto ciudadano de las bacrim (bandas criminales).

Carlos Fernando Galán (de Cambio Radical), Gina Parody (independiente), David Luna (liberal), Enrique Peñalosa (del Partido Verde), Gustavo Petro (de los progresistas) y Jaime Castro, quien aún no cuenta con el aval de ningún movimiento, estuvieron de acuerdo en que organizaciones criminales hacen presencia en la capital, al igual que estructuras de guerrilla y paramilitares.

En el mismo sentido, al término de una semana que arrancó con la noticia de un taxista que habría matado a un joven que salía de un bar en Chapinero, siguió con la conmoción por el asesinato de dos niñas, presuntamente a manos de dos menores de edad, en Kennedy; y termina en medio de la polémica por la restricción a la venta de licor —medida que busca reducir las riñas—, el investigador de Arco Iris, Ariel Ávila, les dijo a los candidatos a la Alcaldía que la ciudad vive “un nuevo ciclo de violencia, con redes de mafia permeando las instituciones”.

Se trata de una situación que, en concepto del investigador, no se acaba sólo con aumento de cámaras de seguridad y de pie de fuerza. “Nos gustaría conocer de ustedes estrategias para blindar las instituciones, pues la solución no es únicamente combatir las bases de las estructuras criminales”, dijo Ávila al comienzo del evento.

Así es como Petro propuso, por ejemplo, que los viejos CAI de Policía se conviertan en espacios físicos en los que los uniformados trabajen de la mano con los bomberos, los paramédicos, la seguridad privada y la misma ciudadanía (ver recuadros).

Enrique Peñalosa, por su parte, habló de crear una Secretaría de Seguridad para la ciudad. Mientras que Carlos Galán celebró que la Ley de Convivencia y Seguridad Ciudadana, que ayer sancionó el presidente Juan Manuel Santos, aumente las sanciones para los ladrones de celulares y autopartes.

Gina Parody aseguró que el problema de los homicidios en la capital “no es de riñas y de pobreza”, sino de organizaciones criminales con nombre y apellido. Jaime Castro habló de institucionalizar la Ciudad Región y de fortalecer la Defensa Civil. Y David Luna quiere combatir las redes de tráfico de droga, “que no son microtráfico, sino narcotráfico”.

Parody y Petro manifestaron sus diferencias en temas como el reclutamiento de jóvenes por parte de criminales. Mientras Petro cree que se debe a la falta de oportunidades, Parody asegura que no siempre son los pobres los que roban y matan.

En lo que sí concidieron ellos y todos los demás es en que el reto que le espera al ganador será grande. “No importa quién gane, lo que deja claro este encuentro es que Bogotá quedará en buenas manos”, remató Peñalosa.

A continuación, las líneas gruesas de sus planteamientos.

Contra las bandas criminales

La candidata independiente Gina Parody cree que en la ciudad debe crearse una política de seguridad que ataque tanto la percepción de inseguridad como los factores de criminalidad.

Este es el plan que propone para mejorar la seguridad:

1. Cambiar el diagnóstico, entender que la inseguridad no es el producto de un problema cultural y que la violencia no siempre está relacionada con la pobreza.

2. Declararles la guerra frontal a las organizaciones criminales que operan en Bogotá.

3. Tratar los delitos según su naturaleza, entre los que diferencia: homicidio, narcotráfico, extorsión, fleteo, hurto a personas, a residencias, a autopartes y delitos sexuales.

 4. Acabar con los refugios criminales en el Transmilenio, en los sitios de aglomeración, los parques y las ollas, con más cámaras de seguridad y con mayor presencia policial.

 5. Ponerle más músculo a la Policía con los recursos del Fondo de Vigilancia. Serán necesarios 3.000 policías profesionales más, 2.600 dedicados a la calle y 400 para inteligencia. Invertir todos los recursos necesarios en contrainteligencia para acabar la corrupción y las alianzas entre las organizaciones criminales que operan en Bogotá y en el Estado.

6. Blindar la periferia de la ciudad con ayuda del Ejército para evitar el ingreso y salida de armas, drogas y todo tipo de comercio ilegal.

 7. Seguridad es justicia. Mientras la justicia no opere, la víctima seguirá sin denunciar.

 8. Crear santuarios de seguridad, que deben ser los colegios, los parques y el transporte público.

‘Me preocupan los municipios’

El exalcalde y exconstituyente Jaime Castro retoma parte de su experiencia como mandatario de Bogotá para abordar el tema de la seguridad en la ciudad. Castro insiste en que no hay separación entre corrupción e inseguridad y, en ese sentido, las acciones de las autoridades deben proceder simultáneamente en estas direcciones.

Otra de sus preocupaciones es el tema regional. Según el exalcalde, hoy se visualiza la inseguridad en un panorama nacional o distrital, pero no se tienen en cuenta los municipios vecinos de la capital, en los que actualmente hay poca presencia policial y mayor facilidad para las actividades delincuenciales. Por eso, su propuesta es institucionalizar el concepto de Ciudad Región. También habla de fortalecer y capacitar a la Defensa Civil para que preste colaboración a la Policía en un proceso liderado por el Fondo de Vigilancia y Seguridad. Además, señala que es pertinente revisar la estructura judicial de manera que, por ejemplo, las localidades tengan sus propios juzgados.

Castro, quien recalca que las antiguas administraciones han tenido grandes logros en materia de seguridad y que fue durante su mandato que se instalaron las primeras cámaras de vigilancia en la capital y, además, se implementó el toque de queda para menores, asegura que no todo es negativo y que no es conveniente enviar este mensaje a los ciudadanos.

La investigación sobre  la criminalidad

‘Mercados de criminalidad en Bogotá’ es la investigación cuya presentación sirvió de coyuntura para convocar el encuentro de todos los candidatos a la Alcaldía de Bogotá. Fue escrita a lo largo de 17 meses por los investigadores Ariel Ávila y Bernardo Pérez, de la Corporación Nuevo Arco Iris, en alianza con la Secretaría de Gobierno Distrital. Uno de sus capítulos más polémicos sirvió como base para una investigación publicada en este diario, el pasado 14 de mayo, acerca de las mafias que se mueven alrededor de la central de abastos Corabastos. El lugar es descrito en el libro como una de las mayores zonas francas para el delito en la capital, con tráfico de drogas y de armas, y como sede de una guerra sin cuartel entre organizaciones criminales. Ariel Ávila, asistente al encuentro de los candidatos, indicó que el trabajo presenta cinco conclusiones, una de las cuales es que nada de eso sucedería sin redes de protección para los criminales.

En llave con el Gobierno

Como lo ha dicho en múltiples ocasiones, para el candidato del Partido Verde, Enrique Peñalosa, la clave  para mejorar la seguridad en Bogotá es hacer una alianza con el Gobierno para combatir la delincuencia, que según el candidato “no se va a derrotar con policías uniformados sino con inteligencia y contrainteligencia”.

“Si el Gobierno quiere que haya prosperidad democrática, tiene que haber seguridad urbana”, asegura Peñalosa, para quien es indispensable, además, la creación de una Secretaría de Seguridad en la próxima administración.

“Esto es una guerra equivalente a la que se ha librado en las zonas rurales del país contra los paramilitares, la guerrilla y el narcotráfico. Aquí se están enfrentando bandas muy sofisticadas  y necesitamos el apoyo del Gobierno. La Ley de Seguridad Ciudadana, que sancionó el presidente Santos, es un gran avance”, agrega Peñalosa, quien continúa enfocando su campaña en una llave con el Gobierno para solucionar los problemas de seguridad en Bogotá.

Atacarlas mafias

Gustavo Petro insiste en que lo más importante es desmontar el monopolio de la seguridad que hoy permite que sigan operando diferentes puentes estructurantes entre las cúpulas mafiosas y el Estado.

Estas son algunas de las propuestas para combatir la corrupción y las mafias que permiten mayor inseguridad en la ciudad:

Un alcalde capaz de dirigir la labor de desmantelamiento de las mafias, con el apoyo de una unidad policial especializada —creada con los recursos de los bogotanos—, que tenga la tecnología para hacer el análisis de estas redes.

Retomar el debate del poder de la ciudadanía sobre la Policía, lo que llevaría a reducir la corrupción policial y abrir unas instancias de denuncia ciudadana para construir así una especie de ojo ciudadano.

Crear nuevos CAI con mayor capacidad de reacción y control mutuo entre diferentes sectores. Así, según el candidato Gustavo Petro, se acabaría el monopolio que permite la corrupción y la compra de las instituciones públicas en Bogotá.

‘No podemos perder de vista la percepción’

David Luna, del Partido Liberal, confirma, como los demás candidatos, que las bandas delincuenciales operan en la ciudad con la colaboración de instituciones del Estado en diferentes sectores.

Algunas de sus estrategias para mejorar la seguridad son:

1. Retomar el sistema de información de violencia que había construido Bogotá y que según el aspirante fue desmontado por la hoy alcaldesa Clara López cuando se desempeñaba como secretaria de Gobierno. Según Luna, la información es fundamental porque es la única manera de determinar dónde está el delito y de qué manera combatirlo.

2. No perder de vista la percepción, que es indispensable como fenómeno de competitividad y de inversión. Para el candidato, es necesario tomar medidas para que en Bogotá no siga siendo rentable el delito menor, que es el que más contribuye a la percepción de inseguridad.

3. Propone además convocar la fuerza ciudadana a través de un centro de comando y control donde se puedan referenciar no sólo las posiciones del delito sino también las de la Policía, para movilizar con facilidad la autoridad y atacar los delitos.

4. Aumentar el pie de fuerza es otra de sus estrategias para mejorar la seguridad, así como continuar con el plan de cuadrantes, que de acuerdo con el candidato ha logrado acercar la institucionalidad a los ciudadanos. Para el aspirante liberal, si realmente se busca un cambio, el alcalde debe ser el comandante de la Policía y asumir ese liderazgo de manera positiva.

5.  En cuanto a los menores, Luna propone aumentar la jornada escolar  para evitar que sean capturados por el pandillismo o el narcotráfico.

‘Bogotá sí necesita más pie de fuerza’

Para el candidato Carlos Fernando Galán, del Partido Cambio Radical, la infiltración en el Estado de las bandas criminales es lo que les permite seguir funcionando y enriquecerse. Por eso es necesario replantear la forma de evaluar la seguridad en Bogotá, que hoy se limita a los positivos sin tener en cuenta otros factores como la victimización ni la percepción.

La propuesta de Galán es plantear una política que identifique la vulnerabilidad de las instituciones relacionadas con la seguridad y que permiten que continúe la ilegalidad.

“Lo primero que se necesita en Bogotá es el liderazgo del alcalde y mayor pie de fuerza”, recalca el candidato, quien cree, al contrario de lo que opina Enrique Peñalosa, que Bogotá sí necesita más policías debido a la deficiencia en calidad y en número de efectivos. Según Galán, es necesaria la presencia de cuerpos de Policía especializados para afrontar el crimen en Bogotá.

Agrega, además, que el actual plan de cuadrantes es insuficiente, pero que se beneficiará con el aumento del pie de fuerza y con una alianza entre la Policía y la ciudadanía en la lucha contra el delito. También insiste en la urgencia de aprovechar más la tecnología y de aumentar las penas para delitos menores. Por último, retoma la Ley de Seguridad Ciudadana, sancionada ayer por el presidente Santos y que, según el candidato, va a dar nuevas herramientas para que se haga justicia en la ciudad.

Galán desmiente su renuncia

Aunque circulaba un rumor según el cual  el representante del Partido Cambio Radical, Carlos Fernando Galán, estaría a punto de renunciar a su candidatura por la Alcaldía de Bogotá, esta sospecha se desvaneció ayer cuando el aspirante anunció que se mantiene firme en la competencia  por llegar al Palacio Liévano. Según el candidato, el responsable de poner en circulación los rumores sobre su renuncia habría sido el narrador deportivo y también posible aspirante a la Alcaldía, Wiliam Vinasco, a través de  un programa de televisión.  Galán calificó los anuncios como “rumores malintencionados e incoherentes” y anunció que su candidatura será oficializada en julio. Frente a una posible fusión con el candidato oficial por el Partido Liberal, David Luna, Galán señaló que esa posibilidad fue descartada desde que se eliminó la consulta interpartidista.

 

últimas noticias