Atado a un árbol para proteger la selva

El abogado y ambientalista antioqueño Juan Ceballos demandó ante tribunales un proyecto de explotación masiva de árboles. Como no le pusieron cuidado, se amarró a uno durante tres días.

¿Quién es Juan Ceballos?

Un ambientalista, defensor de causas que pocos enfrentan.

¿A quién representa?

A Juan Ceballos. Y si se quiere represento a los ciudadanos preocupados por el tema ambiental.

¿Qué pasa en el Chocó?

En el Chocó, específicamente en Bahía Solano, está surgiendo una explotación masiva de árboles, inicialmente de 44.596 hectáreas de selva virgen para extraer árboles centenarios que en el mercado internacional cuestan entre 600 y 900 euros. En marzo 4 de 2011, la multinacional REM International CISA anunció que va a talar 800 mil hectáreas de estos bosques chocoanos.

¿Por qué hasta ahora protesta si la empresa lleva varios años en Colombia?

Llevan cinco años en el Chocó y apenas en agosto empiezan con la tala masiva, lo que queremos es evitarlo, por eso llevamos un proceso jurídico y un proceso social a través de manifestaciones en las redes sociales.

¿Qué acciones legales ha emprendido?

Hace un mes se instauró una demanda ante el Tribunal Administrativo de Antioquia. Por competencia nos dicen que hay que enviarla al Tribunal Administrativo del Chocó, porque los perjuicios se dan allá, pero nuestro argumento es que el daño ambiental trasciende los límites regionales.

¿Por qué se ató a un árbol en la selva de Bahía Solano?

Bahía Solano es el florero de Llorente frente a lo que pasa con los recursos naturales en el país, que están siendo explotados sin consideración alguna. Además esta empresa multinacional dio papaya.

¿Por qué?

Porque esta multinacional fue sancionada, CodeChocó les canceló la licencia en marzo de 2010 y les negó una prórroga, y aun así siguen trabajando. ¿Por qué? Es la pregunta que nos hacemos.

¿Piensa que hay algo más detrás de la tala de árboles?

Uranio, coltán, oro. No creo que les interesen tanto los árboles.

¿Cómo fue la protesta que hizo?

Yo estuve desde el 26 de abril en Bahía Solano, luego me interné el 30 en la selva virgen y estuve tres días amarrado a un árbol sólo tomando agua. En Bogotá, Cali, Medellín, Cúcuta, Villa de Leyva, Londres, Madrid y Vancouver, hubo manifestaciones y todo se centró en este acto simbólico en la selva de Bahía Solano.

¿Por qué levanto la protesta?

Consideraba humanamente que era lo que podía resistir, por eso definí tres días, era una forma de llamar la atención del mundo frente a lo que está pasando.

¿Fue una medida desesperada?

Sí, para que todos entiendan que este año tenemos que reaccionar frente a lo que está pasando en el país; la naturaleza nos está hablando y tenemos que responder a ese llamado.

¿Cómo se sintió en la selva?

Fue muy bello estar en comunión con la naturaleza.

¿Valió la pena?

Totalmente.

¿Qué sigue?

En un mes, aproximadamente, en el Congreso tenemos una audiencia a la que se citó al Gobierno Nacional. También pretendemos hacer un concierto con Aterciopelados, Guayacán Orquesta, ChocQuibTown, estamos contactando a Juanes y extendemos la invitación al resto de los artistas que deseen reaccionar frente a esta problemática.

¿Cuando y donde sería?

Aproximadamente en dos meses en varias ciudades del país y en el nivel internacional.

¿Hasta dónde quiere llegar?

Queremos lograr la prohibición de la tala y comercialización de la flora silvestre, que exista un equilibrio entre desarrollo medioambiental y desarrollo humano y que a las poblaciones que salvaguardan nuestros recursos naturales se les pague por eso.

¿Cambiar las normas?

Pretendemos hacer una movilización nacional en materia normativa, donde los ciudadanos sean los que reaccionen a través de un referendo para evitar que esto siga pasando.

¿Quién lo respalda?

Los colombianos han tenido mucha receptividad. Ya tenemos un grupo en Facebook con más de 4.900 integrantes.

Temas relacionados

 

últimas noticias