Aumenta la presión dentro de volcán ecuatoriano, alertan expertos

Se trata del volcán Tungurahua ubicado a 135 kilómetros de Quito.

La presión en el interior del volcán ecuatoriano Tungurahua aumenta por la subida de magma, aunque en los últimos días a nivel superficial la emisión de ceniza ha disminuido, afirmó el Instituto Geofísico de la Escuela Politécnica Nacional del país andino.

"La disminución observada de las emisiones de ceniza no implica que el actual evento eruptivo esté finalizando", alertó esa institución en un informe.

El volcán, de 5.016 metros de altitud y situado a 135 kilómetros al sur de Quito, inició el pasado 29 de abril su presente pulso eruptivo, considerado como uno de los más fuertes desde que se reactivó en 1999.

El Instituto Geofísico (IG) dijo que el incremento de la deformación en sus flancos, los sismos de fractura de rocas y la constante emisión de gases como el dióxido de azufre, que supera las 2.000 toneladas por día, apunta a que la actividad en su interior va en aumento.

"Internamente el volcán continúa mostrando evidencias de mayor presión por el ascenso de un nuevo volumen de magma hacia los conductos superiores del sistema volcánico", explicó.

Ese magma podría aumentar la explosividad del volcán y generar flujos piroclásticos grandes, como los ocurridos en el 2006, añadió.

En cambio, en la superficie en los últimos tres días las cosas se han calmado, puesto que ha disminuido la altura, frecuencia y contenido de ceniza de las columnas de emisión, que llegaron a ascender a 8 kilómetros de altura desde el cráter la semana pasada.

En un estudio publicado el pasado martes, un equipo de científicos del IG y del Instituto francés para Investigación y Desarrollo (IRD) determinó que entre 1,6 a 3 millones de metros cúbicos de ceniza habían caído en las zonas aledañas al volcán.

El espesor máximo alcanzado era de 15,5 milímetros en la zona de Cahuají Bajo, en el suroeste de la montaña.

El Gobierno estima que existen unos 25.000 afectados por la presente erupción del volcán, cuya ceniza ha destruido grandes extensiones de cultivos, pero no ha habido víctimas.
 

Temas relacionados
últimas noticias