Autor de atentados en Noruega utilizó balas prohibidas en las guerras

Con homenajes el país sigue recordando a las 93 víctimas.

El autor confeso de los atentados de Oslo, Anders Behring Breivik, usó un tipo de munición especial, prohibida en las guerras, para causar la mayor matanza posible en su ataque al campamento juvenil, según un médico que ha atendido a las víctimas.


En una entrevista en la edición digital del rotativo local "VG", el cirujano jefe del hospital Ringerike, Colin Poole, que ha tratado a 16 heridos en el tiroteo de la isla de Utøya, aseguró que el agresor empleó las denominadas balas expansivas o "dum-dum", que tienen los extremos (la punta y el culote) huecos para que el núcleo se fragmente en el impacto.


"Esas balas más o menos explotaban dentro del cuerpo de las víctimas. Las heridas internas que tenían eran absolutamente terribles", explicó Poole.


"Los fragmentos son tan pequeños. Nunca había visto algo así", explicó el galeno, que ejerce su profesión hace 26 añosa.


Agregó que las balas expansivas han causado graves daños a los heridos en el tiroteo, en su mayoría jóvenes y adolescentes, y creado incontables quebraderos de cabeza a su equipo de cirujanos.


"Nos ha causado todo tipo de problemas adicionales por el tipo de daño que causan estas balas especiales. El efecto que causan dentro del cuerpo es similar al de miles de agujas y alfileres", indicó el cirujano jefe.


Poole añadió que este tipo de munición es muy difícil de adquirir legalmente en Noruega, por lo que se preguntó cómo Breivik pudo conseguirla.


ÚNICO AUTOR DE LA MASACRE


Anders Behring Breivik, un noruego de 32 años de ideología ultraderechista y acentuada islamofobia, admitió ante la policía haber perpetrado en solitario el ataque con un carro bomba de Oslo y el posterior tiroteo de la isla de Utøya, en la que murieron tiroteados al menos 86 jóvenes, e indicó que fue "atroz", pero "necesario".


Así lo explicó su abogado, Geir Lippestad, tras asistir al interrogatorio al que fue sometido Breivik, en el que no negó "nada de lo que hizo" y se prestó a colaborar con los agentes y el juez, que le interrogará mañana.


Ahondando en sus motivos, hoy salió a la luz un 'manifiesto' del agresor de 1.500 páginas escritas en inglés en el que hace un revisionismo histórico islamófobo, ataca el "multiculturalismo" y explica con un detalle enfermizo cómo los "auténticos" europeos van a recuperar el continente ante los musulmanes.


"Cuando decides atacar, es mejor matar a demasiada gente que no a los suficientes, o te arriesgas a reducir el impacto ideológico deseado para el golpe", argumenta en el epígrafe 3.23, titulado "La naturaleza cruel de nuestras operaciones".


El texto, que contiene fragmentos propios y otros plagiados del terrorista estadounidense Ted Kaczynski, el conocido "Unabomber", hace alusiones a España y acusa al presidente José Luis Rodríguez Zapatero de "rendir el país a los musulmanes y la inmigración masiva" y de haber alcanzado el poder gracias a Al Qaeda.


LOS ATAQUES


El pasado viernes, Behring Breivik mató al menos a 93 personas, según el último recuento oficial, en dos atentados coordinados que lanzó en Oslo y, dos horas después, en el campamento de las juventudes socialdemócratas de la isla de Utøya, a unos 40 kilómetros de la capital noruega.


En el primer emplazamiento un potente coche bomba mató a al menos siete personas, hirió gravemente a una docena y destrozó cuatro edificios, mientras que en la isla murieron tiroteadas al menos 86 personas, en su mayoría jóvenes y adolescentes.


El primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, calificó el doble atentado como la "mayor tragedia nacional desde la Segunda Guerra Mundial" para el país escandinavo. EFE