Barranquilla está aislada por mar

La falta de pericia en el manejo de los buques llevó al taponamiento del acceso al puerto de la Sociedad Portuaria Regional de Barranquilla.

Desde hace cinco días las autoridades portuarias trabajan infructuosamente para retirar un buque que encalló en la zona contigua al tajamar oriental -en la zona de aproximación  de ingreso del canal de acceso al puerto de  Barranquilla- como consecuencia de las altas velocidades del río,  por falta de potencia del barco y pericia de sus operadores.

Así lo señaló Pedro Gutiérrez, interventor de las obras de dragado del canal de acceso al puerto de la  Sociedad Portuaria Regional de Barranquilla (SPRB), quien recalcó que el encallamiento no obedece a problemas en el canal de acceso.

Por su parte , el gerente de Dragados Hidraúlicos, Eduardo Martínez, quien hace el dragado del canal de acceso al puerto, sostiene que adentro del río no hay problemas, que la dificultad está  aguas afuera de su desembocadura, donde se ha formado una isla que cada vez más dificulta la navegación.

La SPRB recibe 11 mil toneladas de carga al día, 340 mil al mes,  y con el impedimento de acceso de buques -llegan 100 al mes y 4 al día- las embarcaciones han tenido que desviarse a los puertos de Santa Marta y Cartagena, lo que ha perjudicado a las navieras y a los dueños de la carga.  Solamente en los últimos días han cancelado la recalada (entrada), 9 buques.

De acuerdo con el gerente de la SPRB, Fernando Arteta, esta situación perjudica a la Sociedad Portuaria , ya que las navieras no van a querer venir a este puerto hasta que no se dé una solución a esta problemática.

Para buscar una salida inmediata a la emergencia, el gobierno, a través de Invías, contrató una draga griega de 150 de potencia, la cual viene de Estados Unidos y es esperada para que remolque la embarcación que tapona el acceso al puerto.

Por su parte, Cormagdalena, responsable del río, señaló que los trabajos que hasta ahora se han adelantado a lo largo del afluente han sido fundamentales para  permitir la navegabilidad.

Al cierre de esta edición, el capitán Álvaro Mendoza, jefe de pilotos en la zona, iniciaba una reunión para determinar las actuaciones dentro del plan de salvamento para normalizar la operación.

La gran velocidad del agua, la baja potencia en las embarcaciones,  la falta de conocimiento y pericia  en la operación de las embarcaciones, además del alto grado de sedimentación del río, son los principales problemas que se presentan en esta zona fundamental para la navegación marítima.

Temas relacionados