'Basta ya; quiero cerrar este capítulo': abogado Ramón Ballesteros

El abogado, condenado por intentar comprar a un testigo de parapolítica, dijo que ignora pactos del exsenador Reyes con las AUC.

“Basta ya; quiero cerrar este capítulo”, dijo el abogado Ramón Ballesteros a la Corte Suprema de Justicia tratando de convencer a los magistrados de que nada le consta acerca de los supuestos nexos del exsenador Óscar Josué Reyes con paramilitares del Bloque Central Bolívar.

line-height:normal">El jurista, que fue condenado por ofrecer dinero al exparamilitar David Hernández López, alias ‘Diego Rivera’ para que favoreciera a varios dirigentes vinculados a la parapolítica en Santander, negó haberle llevado un mensaje al testigo según el cual Reyes estaría dispuesto a pagarle 20.000 dólares, para que declarara en favor suyo.

line-height:normal">"Nunca fui intermediario entre David Hernández López y el exsenador Óscar Reyes y tampoco fui contratado para asumir su defensa", sentenció el jurista, quien desmintió que al reunirse con el exparamilitar en los Estados Unidos le hubiera enseñado una maleta con 100.000 dólares.

line-height:normal">Alias ‘Diego Rivera’ insistió en el mismo juicio que Reyes, en compañía de Luis Alberto Gil, Alfonso Riaño y Óscar Suárez Mira habían estado presentes en una reunión en la cual el Bloque Central les había hecho entrega de 1.000 millones de pesos para favorecer sus aspiraciones electorales.

line-height:normal">Según el desmovilizado, Rodrigo Pérez Alzate, alias ‘Julián Bolívar’, y Carlos Mario Jiménez, alias ‘Macaco’ habían dado la orden entregar estos recursos a los cuatro dirigentes santandereanos.

Ballesteros fue condenado a tres años de prisión, luego de haber aceptado que ofreció dinero al testigo David Hernández a cambio de que éste desmintiera la presencia de su defendido Luis Alberto Gil en esta reunión. La Agencia Anti Drogas de los Estados Unidos, DEA (por su sigla en inglés), aportó un video que deja en evidencia la ocurrencia de la reunión y los ofrecimientos, en los que se advierte la necesidad de favorecer a los cuatro exparlamentarios.