Benedicto XVI expresa su "gran preocupación " por la situación en Libia

Hizo un nuevo llamamiento para que se alcance la paz y el diálogo y se eviten más derramamientos de sangre.

El Pontífice volvió a referirse a la situación de Libia y Costa de Marfil ante varias decenas de miles de fieles que asistieron en la plaza de san Pedro del Vaticano a la audiencia pública de los miércoles.

"Sigo con gran preocupación las dramáticas situaciones que las queridas poblaciones de Costa de Marfil y Libia están viviendo en estos días", afirmó el Obispo de Roma, que subrayó que la violencia y el odio son siempre una derrota.

"Por ello hago un nuevo y apremiante llamamiento a todas las partes en conflicto para que se de paso a la pacificación y al diálogo y se eviten nuevos derramamientos de sangre".

Desde que estalló la crisis en Libia, Benedicto XVI ha hecho numerosos llamamientos en favor de la población y tras el comienzo de los bombardeos ha instado a los organismos internacionales y "a todos los que tienen responsabilidad política y militar" a emprender un "inmediato diálogo que suspenda el uso de las armas".

El Pontífice ha pedido que se respete la integridad y seguridad de los libios y que se permita el acceso al auxilio humanitario y ha exhortado a las partes para que recurran a la "acción diplomática" para alcanzar "una solución pacífica y duradera".

La Santa Sede participó en calidad de "observador" en la Conferencia Internacional sobre Libia que se celebró en Londres y su represente, el nuncio (embajador) en Gran Bretaña, el arzobispo Antonio Mennini, abogó por una "hoja de ruta" para restablecer la paz en el país africano.