Bogotá ya tiene Mundial

El alcalde Samuel Moreno tocó el balón con las manos para simbolizar que todo estaba en orden.

El alcalde de Bogotá había recibido la pelota oficial del Mundial Sub 20 de parte de los delegados de la Fifa, lo que significaba un visto bueno amplio y concluyente.

El Campín estaba listo.Y no era poca cosa: el estadio en el que jugará la selección nacional y en el que se disputará la final del torneo recibía un aval casi definitivo. “Sólo faltan algunos detalles”, agregó después Wolfgang Resch, el joven director de comunicaciones del organismo.

La historia parecía llegar a buen término. La de los retrasos (la entrega de las obras estaba prevista para el 28 de marzo), la de las dudas, la de las explicaciones para justificarlo todo. Ya eran otros los anuncios: los nuevos camerinos, la flamante zona mixta, la sala de prensa, los letreros en inglés y español, la alfombra roja por la que saldrán los equipos en los seis partidos de primera ronda que se jugarán en Bogotá.

Con una inversión de más de $30.000 millones, la apuesta daba sus frutos. Y mientras tanto, se escuchaba la canción de Jorge Celedón, himno de la competición. Colombia es Caribe, es Pacífico. Es Bogotá. Es el Mundial.