Cúpula militar egipcia niega que Mubarak haya salido del país

La cadena de televisión Al Yazira había señalado que el expresidente viajó hacia Alemania.

El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de Egipto negó este domingo que el expresidente Hosni Mubarak haya salido del país con dirección a Alemania, como informó previamente la cadena de televisión catarí Al Yazira.

Una fuente militar, citada por la agencia oficial de noticias MENA, negó que Mubarak, que tiene prohibido salir de Egipto, haya ido a Alemania, y dijo que lo divulgado por un canal por satélite carece de veracidad.

Al Yazira había informado con un urgente que Mubarak abandonó Egipto en a dirección a Alemania, donde hace un año fue sometido a una operación para extirparle la vesícula biliar.

Esta información no fue confirmada por las fuentes de seguridad consultadas por Efe.

Por el momento, la cúpula militar egipcia que dirige el país desde la renuncia de Mubarak el pasado 11 de febrero, no ha emitido un comunicado oficial al respecto, aunque de la negativa se han hecho eco tanto la agencia MENA como la televisión estatal.

Después de renunciar al poder tras 18 días de protestas políticas, Mubarak se retiró a la ciudad costera de Sharm el Sheij, en la península del Sinaí.

La Fiscalía general de Egipto prohibió el pasado 22 de febrero a Mubarak y su familia salir del país, y también ordenó la congelación de sus fondos.

Antes del fin de la revolución ya se produjeron rumores de que Alemania se había ofrecido a acoger a Mubarak, hecho que fue negado por el Gobierno alemán.

El pasado 9 de febrero, el Ejecutivo alemán negó la existencia de una oferta para acoger a Mubarak en el país, tal y como confirmó indirectamente en El Cairo el entonces vicepresidente egipcio Omar Suleiman, en una entrevista a medios árabes.

Asimismo, un portavoz del Ministerio de Exteriores dijo en esa fecha que no había habido conversaciones con los hospitales alemanes para acoger de nuevo a Mubarak.

Mubarak fue intervenido en marzo de 2010 en la Clínica Universitaria de Heidelberg, donde estuvo internado tres semanas y le fue extirpada la vesícula biliar y un pólipo en el intestino delgado, además de ser sometido a un control oncológico que dio resultado negativo.