Cae el último fugitivo de la antigua Yugoslavia

La justicia lo juzga por su presunta implicación en los asesinatos de cientos de civiles croatas durante la guerra de Croacia (1991-1995).

Goran Hadzic, expresidente de la autoproclamada República Serbia de Krajina (en Croacia) fue arrestado al norte de Belgrado. Hadzic está acusado de crímenes de guerra y contra la humanidad por haber perseguido, asesinado y deportado a civiles croatas, y de otras etnias que no fueran serbias, entre 1991 y 1995. Era además el último fugitivo del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY), que lo buscaba desde hace siete años.

El presidente serbio, Boris Tadic, acaba de confirmar el arresto y justificó la demora para encontrarlo: “Hay que preparar este tipo de operaciones. Sólo así pueden obtenerse los resultados deseados”. Luego comparó la larga búsqueda de Hadzic con la efectuada por Estados Unidos hasta dar con Osama Bin Laden una década después. Tadic recordó también: “He cumplido con mis obligaciones morales y legales, con respecto al TPIY”. En otras palabras, espera que el camino hacia la posible adhesión de Serbia a la UE esté más expedito que nunca.

Tan pronto se conoció la noticia, Serge Brammertz, fiscal jefe del TPIY, aseguró que “la justicia internacional vive un momento histórico; 18 años después de la apertura de este tribunal, ya no quedan renegados”. “Para las víctimas es también un hecho trascendente en su reclamación de justicia”, aseguró.

Según los primeros informes policiales, Hadzic fue detenido en las montañas de Fruska Gora, al norte de Belgrado. El lugar se encuentra cerca de su casa familiar, y donde se presumía que llevaba tiempo oculto. Los 14 cargos de crímenes de guerra y contra la humanidad que se le imputan incluyen la masacre de 300 hombres en la ciudad de Vukovar perpetrada en 1991. En la tragedia, una de las primeras registradas en la guerra croata, murieron enfermos y prisioneros de guerra tratados en un hospital.

Hadzic también habría sido responsable de la deportación de otros 20.000 civiles del mismo lugar, una vez entraron las tropas serbocroatas. En conjunto, el TPIY lo acusa de haber formado parte de “una asociación de malhechores dedicada a la eliminación de la población no serbia de Croacia”. El máximo dirigente de dicha empresa criminal fue, según el Tribunal, el fallecido presidente serbio Slobodan Milosevic.

De 52 años, Hadzic asumió la presidencia de los serbios de Krajina —una región croata de mayoría serbia— cuando Croacia declaró su independencia en 1991. Nacido en Croacia, aunque de etnia serbia, trabajó en un almacén antes de la guerra balcánica. Después del conflicto armado vivió en su tierra sin ser molestado durante varios años.

Temas relacionados