'Captain Crunch' y los piratas telefónicos

John Draper fue 'phreaker', procesado por la justicia, diseñador de software, estrella de Silicon Valley. Retrato de una leyenda de la web.

No se dejen engañar. Su nombre, sacado de una caja de cereales, y su apariencia de abuelo con barba blanca esconden a un personaje mítico: Captain Crunch, el terrible, el pirata de la telefonía.

Es una leyenda viva en la historia de la computación. El hombre que pirateó la seguridad de la empresa de telecomunicaciones AT&T y realizó centenas de llamadas internacionales gratis. El hombre que fue procesado por la justicia estadounidense, acabó en la cárcel y luego se convirtió en una figura de Silicon Valley. En otras palabras: Captain Crunch. Flashback sobre la vida de un phreaker (‘pirata telefónico’) histórico.

A pesar de su nombre evocador, la relación entre Draper y los cereales no pasa de una anécdota acerca de un juguete comercial.

Todo empezó con un silbato. El inocente juguete de una caja de cereal Captain Crunch. Un día, Draper se dio cuenta de que este no-tan-inocente silbato producía un sonido con una frecuencia de 2.600 hercios, conocido en las telecomunicaciones como tono de corte de llamadas. Un sonido que permitía realizar un puente para hacer llamadas gratuitas al mundo entero.

Este descubrimiento fue el primer paso que dio John Draper hacia el phreaking, la piratería de las líneas telefónicas, donde pronto se dio a conocer como Cap´n Crunch o Captain Crunch.

Según el mismo Captain, el truco del silbado se lo reveló otro gran phreaker, su amigo Joe Engressia, más conocido como Joybubbles, precursor del hackeo telefónico gracias a su don natural para emitir sonidos de cualquier frecuencia.

Draper, que no poseía esta habilidad, empezó a desarrollar y perfeccionar su técnica de piratería elaborando una herramienta tecnológica, la “caja azul”, que le permitió hacer numerosos hackeos telefónicos.

Al volverse famoso por sus actos de piratería, Captain Crunch infringió la regla que estipula que “un hacker no debe ser famoso, en ese momento pierde su esencia y sus días de libertad estarán contados”, como dice él mismo. Fue entonces arrestado y enviado a la cárcel, donde duró varios años y adonde volvió en otras ocasiones.

Hoy Captain tiene 68 años y parece haber vivido mil vidas. Desde millonario en Hawái hasta indigente en la calle, pasando por consultante especializado en India: la historia de John Draper mezcla la realidad con la leyenda.

Este viernes estará en Campus Party, en Corferias, para hablar de sus días como estrella del phreaking y de sus conocimientos tecnológicos. Hace ya años que el Captain dejó atrás la piratería para dedicarse sobre todo a la internet. De manera paradójica, un internet legal.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El dinero sí da felicidad

Nissan Sentra SR: renovado y deportivo