Carlos Fernando Galán: "Estoy agradecido con los piropos"

Guapo, inteligente y exitoso, el candidato a la Alcaldía de Bogotá por Cambio Radical parece contar con las cualidades necesarias para encantar a cualquier mujer.

Sin embargo, anuncia feliz su reciente matrimonio con la abogada Carolina Deik y, también, vuelve hablar emocionado del legado de su padre, el inmolado Luis Carlos Galán.

Soy político porque fue lo que le aprendí a mi padre y ha sido lo que los Galán le hemos aprendido a Luis Carlos Galán: el interés de corazón por servir a los demás. Eso lo tengo desde niño.

Creo que ser guapo ha servido en la historia de la política, pero estoy seguro de que cada vez servirá menos. Es decir, el político que crea que podrá hacer un trabajo social por la pinta está jodido y se va a quedar con los crespos hechos.

Estoy dichoso en mi condición de recién casado. Carolina es la mujer más inteligente que he conocido en mi vida. Quiero tener de dos a tres hijos pero creo que a ninguno le pondré Luis Carlos. No creo que a mi papá le hubiese gustado.

A veces, de recorrido por las localidades de la ciudad, escucho uno que otro piropo. Estoy muy agradecido con eso, aunque tengo claro que no es por eso que van a votar por mi.

Mi esposa no me tuvo que conquistar, yo la conquisté a ella. Nos conocimos porque me hizo una entrevista para una revista que ella, quien es abogada, fundó en la Facultad de Derecho de la Universidad Javeriana. Se llama ‘Politizarte’ y hace análisis de temas políticos. Quedé flechado con su dejo costeño.

La música es mi otra afición. Pero no estoy casado con ningún tipo de música. Puedo estar un segundo con Carlos Vives y al otro con el Joe Arroyo o Diomedes Díaz o Guns and Roses.

Siempre me ha gustado mucho la ciencia ficción en el cine, la magia, lo que me pone a soñar. En mi niñez, mi película fue ‘Regreso al futuro’, luego ‘Gladiador’. La mejor, eso sí, es ‘El Padrino’.

Mi esposa será una Primera Dama muy discreta. No creo que quiera un rol muy mediático. De hecho, más que Primera Dama, será una asesora. Es una aliada que se va a meter de lleno a ayudarme.