Carlos Rentería: "Wason todavía me regaña"

Nacional visitará este miércoles a Cali en el juego de ida de los cuartos de final. El goleador del torneo quiere seguir superando a su hermano en la tabla de artilleros.

Tres niños con tez morena y unidos por el apellido Rentería, se revolcaban sin camisa y descalzos en las canchas de barro de Quibdó, pateando un balón de cuero. Wason, Róbinson y Carlos se pasaban horas jugando a ser delanteros profesionales, su sueño.

Pues con el pasar de los años, doña Brumilda Cuesta y Adrián Rentería, sólo han festejado goles de sus tres atacantes preferidos, sobre todo este semestre.

Con Atlético Nacional, Carlos es hoy el líder de artilleros de la Liga Postobón, con diez  tantos. Y con Once Caldas, Wason lo escolta a un gol. Ambos están en cuartos de final y el menor espera que se puedan enfrentar en la final y rememorar aquellos días en tierras chocoanas.

El Caballito tendrá hoy (7:00 p.m., tv cerrada) el primer escollo en pro de su ilusión: Deportivo Cali en el Palmaseca, en el juego de ida.

¿Llegan como favoritos, por la clasificación agónica del Cali?

Para nada. En Colombia casi siempre el séptimo y el octavo quedan campeones. Además, ese equipo es muy rápido, por sus jugadores, que son muy hábiles. Por eso estaremos muy concentrados.

¿Cambiará en algo que jueguen con público en el estadio?

Claro. En nuestro caso, la hinchada siempre te va a alentar. Es fundamental que ellos estén allí presentes.

¿Lo motiva ser el goleador del torneo?

Estoy muy contento y con mucha confianza. Espero que en esta instancia no paren los goles.

¿Ahora sí encontró la continuidad que reclamaba en Nacional?

Sí, el técnico me la ha brindado. Además, el grupo se está haciendo fuerte y eso ayuda. Macnelly Torres, por ejemplo, es un jugador muy importante por su experiencia. Espero que sigamos así de ahora en adelante, porque lo que se viene es jodido.

¿Qué le dice su hermano y escolta en la tabla de artilleros?

Nosotros hablamos mucho antes de los partidos y nos deseamos suerte. Por cábala, antes de empezar un partido, los dos nos echamos la bendición y al parecer ha funcionado.

¿Se siente orgulloso por superar a su hermano mayor?

Claro. Es muy importante para mí ser el líder, porque hay delanteros muy buenos, como Wason, que tiene mucha jerarquía. Es un orgullo porque desde que éramos pequeños él siempre ha sido el mejor de los tres. Es lindo estar arriba.

¿Quién ha sido el más cansón de la casa?

Róbinson. Wason y yo somos un poco más tímidos. De pronto Wason en la cancha es más bravo. Cuando jugábamos en el barrio, él me regañaba, me daba consejos. Y yo le obedecía, claro.

¿Todavía lo regaña?

Sí. Por ser el menor de la casa aún me habla y yo le hago caso, como siempre lo he hecho. Él ha sido como un padre para mí.

¿Sus padres a quién le hacen fuerza?

Se dividen. Nos hacen barra a cada uno. Cuando nos enfrentamos (Caldas-Nacional en la octava fecha de la fase regular), así fue. Incluso esa vez apostamos un almuerzo, pero como quedó empatado el partido... Esperemos que nos enfrentemos en la final, para ver si apostamos otro.