Carlos Sánchez: "Sabemos por dónde lastimarlos"

El volante es consciente del potencial de la selección local, pero también de sus falencias.

“Hay un momento en que todos los obstáculos se derrumban, todos los conflictos se apartan, y a uno se le ocurren cosas que no había soñado”. La frase de Gabriel García Márquez se ajusta perfectamente a la vida de Carlos Alberto Sánchez. Incluso, este mediocampista chocoano podría haber sido una musa inspiradora del genial Gabo. Sí, todo le costó desde que era niño, cuando la vía de escape era una pelota y no siempre había un plato de comida caliente en la mesa familiar. Pero  así como sufrió una infancia cargada de carencias, superó las piedras del camino. Y, casi sin proponérselo a su almohada durante las noches en su Quibdó natal, el fútbol le abrió la puerta del éxito. Por eso esta noche, a las 7:45 p.m., será titular ante Argentina, nada menos. Con un objetivo que se ve posible: que la tricolor asegure la clasificación a los cuartos de final de la Copa América.

Se lo ve feliz a Sánchez, que encontró su lugar en el fútbol en este rincón del Cono Sur. De hecho, su debut como profesional no se produjo en Colombia. Su primera vez como futbolista, hace ocho años, tuvo lugar en Montevideo, Uruguay. Allí llegó de la mano de su representante a los 15 años, con la única experiencia de una prueba en Atlético Nacional. Con la camiseta de Danubio jugó dos años. Después pasó al River Plate uruguayo y, desde 2007, viste la camiseta del Valenciennes.

“Estoy feliz por esta oportunidad, por este presente. Soy un agradecido con Dios por todo lo que me ha brindado después de tantas privaciones”, cuenta ‘La Roca’ (o ‘Le Roc’), como le pusieron en Francia, donde superó la peor lesión de su vida el año pasado: se rompió los ligamentos de la rodilla izquierda y estuvo seis meses parado. Claro que eso quedó en el pasado. Ahora lo que viene es enfrentar a Argentina, ese candidato por naturaleza al título, al margen de que defraudó en el debut copero.

Habla Sánchez, se divierte en la cancha de Unión, de esta ciudad. Está satisfecho por esta oportunidad que le da Hernán Darío Gómez. Por eso no reniega de haber ocupado el banco de suplentes en el partido frente a Costa Rica. “Esto es una familia y el que entre a la cancha lo va a hacer bien. Todos los futbolistas que estamos acá estamos en condiciones de ser titulares. Entonces, si me toca jugar, voy a estar contento. Y si tengo que esperar, también, porque en el momento en que me toque puedo responder a las expectativas del técnico”, sostiene con firmeza.

¿Cómo puede pesar en Argentina el hecho de que no haya podido ganar en el debut?

Este un torneo corto, por eso no se pueden dejar puntos en el camino. Dios quiera que Colombia tenga un buen resultado. Para eso hay que estar bien concentrados, ya que Argentina tiene jugadores de primer nivel. Somos conscientes del potencial que tiene, pero también de sus falencias. Sabemos dónde podemos lastimarlos.

¿Y las de Colombia? ¿Han podido corregirlas en estas horas?

Contra Costa Rica tuvimos momentos buenos y malos, pero sabemos que no podemos volver a cometer los mismos errores. Tenemos un equipo  bueno, este proceso nos va a llevar a Brasil 2014 y queremos compenetrarnos en eso. Creo que, en definitiva, no estamos jugando mal. Vamos por buen camino.

¿Se siente cómodo jugando delante de la línea de fondo?

Sí, claro. Es el lugar donde mejor me siento. Y ojalá que pueda aportar mi granito de arena para poder marcar la diferencia en la mitad de la cancha.

¿Qué le puede aportar a la selección su presencia?

El equilibrio, como lo hizo Bolívar en el primer partido. El manejo de la pelota, el oxígeno al equipo y estar siempre pendiente.

¿Va a ser clave la mitad de la cancha en este duelo?

Todo el mundo sabe que Argentina tiene buenos jugadores, y especialmente en la mitad de la cancha. Hay que salir a jugar el partido, porque todos necesitamos puntos y Colombia va a tratar de hacer su juego, sin descuidar a nadie. Tenemos que dialogar y tener capacidad para darle un buen trámite a la pelota para jugar más.

¿Van a tener alguna precaución especial con Messi?

Hay que tener cuidado con Messi. Pero no sólo con él. También con Agüero, que el otro día entró e hizo un gol, con los volantes que tienen mucha movilidad. Son jugadores peligrosos, distintos, que hay que tener bien referenciados. Creo que Colombia tiene armas para detener a Messi y el resto de los jugadores.

¿Le va a poder pedir la camiseta?

En el partido de las eliminatorias no pude hacerlo; estaba fastidiado porque ganamos 2-1. Pero si tengo la oportunidad, claro que se la pediré.

O sería mejor que siguiera enojado…

Es verdad, sería mejor si no le puedo pedir la camiseta. Eso significaría que nos hemos quedado con el triunfo.

¿Empatar les sirve?

Un punto es positivo, claro. La presión de ganar la tienen ellos.