Carlos Vicente de Roux declara en caso Iván Moreno

El exconcejal de Bogotá integraba la comisión que denunció la existencia de un cartel de la contratación.

Ante el Consejo de Estado declara el exconcejal de Bogotá Carlos Vicente de Roux por la supuesta responsabilidad del suspendido senador Iván Moreno en el carrusel de la contratación distrital.

El excabildante integraba la comisión liderada por Gustavo Petro, que denunció inicialmente la existencia de un  cartel de la contratación  en la capital colombiana y fue llamado por la máxima instancia de la jurisdicción contencioso administrativa, dentro de la demanda de pérdida de investidura en contra del congresista.

Al parecer, el parlamentario intervino en el proceso de concesión de algunas obras viales en Bogotá, entre ellas la de la Fase III de Transmilenio, gran parte de la cual fue entregada a los Nule.

Según testimonios de los propios exempresarios, el dirigente los contactó para ofrecerse como mediador, en el propósito de asegurarle la concesión de las obras, a cambio de algunas dádivas.

Aparentemente, el compromiso era que los Nule le entregarían al dirigente y su hermano, el alcalde Samuel Moreno Rojas, una participación del 6 % del contrato de la Fase III.

Además, dicen expedientes que cursan en la justicia penal y disciplinaria contra el senador, había un interés para que se le entregara a su esposa, Lucy de Moreno, el manejo exclusivo de un área dispuesta en la ruta Bogotá – Girardot, a cargo de los confesos autores del peculado del Distrito.

El propio dirigente explicó incluso que hubo una serie de reuniones en las que se habló del tema, pero que no era viable la instalación de estaciones de gasolina en esos terrenos, que era el objetivo de la concesión que, se dice, le otorgarían los Nule por sus probables buenos oficios ante el Distrito, para quedarse con el contrato de mantenimiento de la malla vial en el occidente.

El senador, detenido por orden de la Corte Suprema de Justicia, que presume su responsabilidad en el ilícito, ha insistido en que no hubo ningún compromiso, ni proceder irregular, entre otras cosas, porque él no tenía ninguna capacidad de acción para que se tomaran decisiones en uno u otro sentido, dentro de tales procesos licitatorios.