CEPAL espera que inversión extranjera en América L. crezca 25%

Colombia ocupó el quinto puesto acaparando alrededor de 6.504 millones de dólares, después de Brasil, México, Chile y Perú.

En 2010 América Latina y el Caribe fue la región donde más creció el porcentaje de recepción y emisión de inversión extranjera directa (IED) en el mundo, según un informe presentado el miércoles en Ciudad de México por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

En este escenario, Colombia ocupó el quinto puesto acaparando alrededor de 6.504 millones de dólares, después de Brasil, México, Chile y Perú.

El año pasado los ingresos de IED a la región aumentaron 40% respecto a 2009, alcanzando 112.634 millones de dólares, mientras que los egresos casi se cuadriplicaron en el mismo periodo, totalizando una cifra histórica de 43.108 millones de dólares, lo que pone de relieve el gran dinamismo de las empresas transnacionales latinoamericanas y caribeñas, conocidas como translatinas, dice el informe.

En un contexto de caída de las corrientes de inversión extranjera hacia los países desarrollados (-7%) y de aumento en los países en desarrollo (10%), América Latina y el Caribe incrementó su participación como región receptora de 5% a 10% entre 2007 y 2010.

Para 2011 se espera que los flujos de IED hacia América Latina y el Caribe mantengan la misma tendencia, aumentando entre 15% y 25%, con lo que podrían alcanzar un nuevo récord histórico, según las proyecciones del informe lanzado por la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, y el Secretario de Hacienda y Crédito Público de México, Ernesto Cordero.

“Las cifras que presentamos hoy (miércoles) dan cuenta de la creciente inserción de América Latina y el Caribe en el proceso de globalización económica. Los países de la región no sólo siguen siendo atractivos para los inversionistas extranjeros sino que también se están atreviendo cada vez más a conquistar otros mercados a través de las translatinas”, destacó Bárcena.

No obstante, la alta funcionaria enfatizó que “para mejorar la capacidad de absorción de los beneficios de estas inversiones insistimos en la necesidad de aplicar políticas de desarrollo productivo, focalizadas en la innovación y en el fortalecimiento de las capacidades locales para fomentar la creación de empleos de calidad. La IED debe ayudar a la región a crecer con igualdad”.

Según el informe La inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe 2010, el mayor receptor en la región fue Brasil, donde las entradas de IED tuvieron un aumento récord de 87%, pasando de 25.949 millones de dólares en 2009 a 48.462 millones de dólares en 2010.

El segundo país receptor fue México (17.726 millones de dólares), seguido de Chile (15.095 millones de dólares), Perú (7.328 millones de dólares), Colombia (6.760 millones de dólares) y Argentina (6.193 millones de dólares).

En América Central las corrientes de inversión extranjera crecieron en todos los países, excepto en El Salvador (-79%), mientras que en el Caribe registraron una caída de 18%, dice el informe.

México fue el país que realizó mayores inversiones en el exterior en 2010, por un monto de 12.694 millones de dólares. Le siguió Brasil (11.500 millones de dólares), Chile (8.744 millones de dólares) y Colombia (6.504 millones de dólares).

Entre los factores que posibilitaron el crecimiento en la recepción de IED en 2010 figuran el mejor desempeño de las economías desarrolladas y el dinamismo de ciertas economías emergentes que impulsaron algunos sectores por aumentos en la demanda.

Estados Unidos sigue siendo el principal inversionista en la región, responsable del 17% de la IED recibida en 2010, seguido de los Países Bajos (13%), China (9%) y Canadá y España (ambos 4%).

La decimotercera versión del informe de la CEPAL destaca especialmente la irrupción del gigante asiático. En 2010 las empresas chinas invirtieron cerca de 15.000 millones de dólares en países latinoamericanos y caribeños, básicamente a través de fusiones y adquisiciones.

Más de 90% de las inversiones chinas confirmadas en América Latina se han dirigido a la extracción de recursos naturales. A mediano plazo se espera que las empresas transnacionales de ese país sigan llegando a la región y que se diversifiquen hacia los sectores de infraestructura y manufacturas.

Al analizar los sectores de destino de la IED, el organismo de las Naciones Unidas advierte que los flujos están reforzando la especialización productiva de la región.

En América del Sur los sectores con mayor recepción en 2010 fueron recursos naturales (43%) y servicios (30%) y, en comparación con el período 2005-2009, se observa un aumento del peso de los sectores primarios en las inversiones. En México, América Central y el Caribe, las inversiones continúan llegando principalmente a manufacturas (54%) y servicios (41%).

La participación de América Latina y el Caribe como destino de inversiones con alto contenido tecnológico es aún reducida en comparación con otras regiones, aunque se observa un incremento de proyectos de IED en sectores de tecnología media-alta y asociados a investigación y desarrollo.

La publicación de la CEPAL también aborda la situación de la IED en América Central, Panamá y República Dominicana. Según el organismo, se mantiene el objetivo de las empresas transnacionales de invertir en los países centroamericanos para generar plataformas de exportación, pero han variado los sectores de destino, pasando de las manufacturas a los servicios (especialmente turismo, negocios inmobiliarios y servicios empresariales a distancia).

Finalmente, el documento revisa las principales inversiones extranjeras y las estrategias empresariales observadas en la industria regional de telecomunicaciones, donde se destaca la convergencia hacia la banda ancha, así como la creciente participación de América Latina en la industria del software, que se ha transformado en un motor de crecimiento económico, dice el informe de la CEPAL.
 

Temas relacionados

 

últimas noticias