Choque entre EE.UU. y Ecuador por expulsión de embajadora en Quito

La diplomática estadounidense Heather Hodges fue expulsada por un supuesto cable de Wikileaks.

El Departamento de Estado de EE.UU. "lamentó profundamente" que el gobierno ecuatoriano haya decidido declarar persona non grata a la embajadora estadounidense Heather Hodges, al considerar "injustificada" su expulsión. "El Departamento de Estado examinará sus opciones para responder a esta medida tomada por Ecuador", afirmó el portavoz de la Oficina para el Hemisferio Occidental, Charles Luoma-Overstreet, en unas declaraciones enviadas a Efe.

Ecuador declaró persona non grata a la embajadora de EE.UU. en Quito, Heather Hodges, y le pidió que salga del país, en respuesta a un supuesto cable firmado por ella y divulgado por WikiLeaks sobre la corrupción en la Policía ecuatoriana. "La embajadora Hodges es una de nuestras diplomáticas más experimentadas y con más talento. El Departamento de Estado considera su expulsión injustificada y lamentamos profundamente que el gobierno de Ecuador lo haya hecho", señaló un portavoz.

El portavoz indicó que la legación estadounidense recibió este martes, a través de los canales diplomáticos apropiados, la comunicación oficial del gobierno del presidente Rafael Correa de que ha declarado persona non grata a la embajadora, lo que significa en lenguaje diplomático que es expulsada del país.

El portavoz en funciones del Departamento de Estado, Mark Toner, dijo al inicio de su rueda de prensa diaria sobre las opciones que tiene disponibles EE.UU. para responder a la decisión de Quito que Washington "tiene un número de posibilidades disponibles".

"Es prematuro para mí especular sobre las medidas que podríamos tomar", señaló, pero recalcó que algunas de las opciones son conocidas por todos porque "esta situación se ha presentado en anteriores ocasiones", recordó Toner. En 2008 Bolivia expulsó al embajador estadounidense en La Paz, Philip Goldberg, y Venezuela hizo un día después lo mismo con el jefe de la legación estadounidense en Caracas, Patrick Duddy. Entonces, Washington reaccionó a esas medidas con la expulsión recíproca de los embajadores boliviano y venezolano.

"No quiero entrar en detalles. Estamos evaluando nuestras opciones. Hemos recibido literalmente hace solo un rato esa noticia. Es pronto aún", dijo el portavoz. El gobierno de Ecuador no ha dado una explicación oficial de la expulsión de Hodges, señaló.

El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, llamó a Hodges a su despacho para pedirle explicaciones sobre el cable, pero la diplomática le respondió que los documentos habían sido robados y que ni ella ni su gobierno harían comentarios al respecto.

En el cable diplomático de 2009, la embajada de Estados Unidos en Ecuador afirma que "la corrupción es generalizada en las filas de la Policía" de ese país, entre otros análisis sobre el tema. Patiño afirmó que esa decisión "de ninguna manera tiene la intención de afectar las relaciones con Estados Unidos".

El portavoz del Departamento de Estado dijo al respecto que "EE.UU. tiene preocupaciones sobre la corrupción en varios países, porque constituye "siempre un factor corrosivo" en las democracias y es algo que Washington analiza con franqueza cuando ocurre.

En cuanto a la presunta corrupción en Ecuador, Toner dijo que "se trata de algo de lo que hemos hablado en los informes" del Departamento de Estado sobre derechos humanos. Dijo que las relaciones con Ecuador están en un "buen estado" y que el país "es uno de nuestros socios claves en la región". Y recalcó: "Queremos sacarla adelante y lo lamentamos profundamente (la expulsión) y el impacto que tendrá".

Sobre los cables filtrados, Toner reiteró que los diplomáticos estadounidenses "realizan un trabajo vital a la hora de moldear las decisiones políticas en Washington".

"Consideramos que sus evaluaciones deben ser francas y clasificadas", agregó, al tiempo que dijo con la expulsión de Hodges ese trabajo será más difícil al perder ese tipo de canales de información.