Chrysler devuelve US$ 7.600 millones y cancela los préstamos de 2009

El Grupo Chrysler ha podido devolver el dinero a Estados Unidos y Canadá gracias a la refinanciación de su deuda.

El Grupo Chrysler pagó el martes a las autoridades de Estados Unidos y Canadá 7.600 millones de dólares, con lo que canceló los préstamos concedidos en 2009 para afrontar la crisis, según dijo el presidente de la compañía, Sergio Marchionne.

El directivo dijo este martes durante una ceremonia en la planta de montaje de Sterling Heights, en las cercanías de Detroit, que "a las 10.30 de hoy (martes), Citigroup confirmó que Chrysler ha pagado con intereses cada céntimo que nos prestaron hace dos años".

Marchionne recibió una llamada telefónica del vicepresidente estadounidense, Jim Biden, en la que felicitó a Chrysler por la devolución del préstamo.

"Le agradecí a él y al presidente Barack Obama por la fe que depositaron en nosotros", añadió Marchionne.

De los 7.600 millones de dólares que Chrysler desembolsó, 5.900 millones son para las autoridades estadounidenses y los restantes 1.700 millones de dólares son para Canadá.

En 2009, el grupo automovilístico recibió 5.100 millones de dólares de las autoridades estadounidenses y otros 1.600 millones de dólares de Canadá para reestructurar sus operaciones mientras se encontraba en quiebra.

Chrysler dijo que, en total, contabilizando intereses, principal y otros costes, ha pagado 6.500 millones de dólares a Estados Unidos y otros 2.000 millones de dólares a Canadá.

"Hace menos de dos años, nos comprometimos devolver totalmente el dinero a los contribuyentes de Estados Unidos y Canadá y hoy hemos cumplido esa promesa", dijo Marchionne.

"Los préstamos nos proporcionaron una inesperada segunda oportunidad para demostrar que la gente de esta compañía puede responder y debemos gratitud a aquellos cuya intervención permitió que el Grupo Chrysler volviese a ser un fabricante fuerte y viable", añadió Marchionne.

Por su parte, el secretario del Departamento del Tesoro, Tim Geithner, dijo a través de un comunicado que "la devolución prematura de los préstamos es un importante paso en la recuperación de la compañía y el renacimiento del sector del automóvil".

El Departamento del Tesoro cifró en 115.000 el número de puestos de trabajo creados por el sector del automóvil desde junio de 2009, después de que Chrysler y General Motors (que también recibió fondos públicos para su reestructuración) saliesen de la quiebra.

El Grupo Chrysler ha podido devolver el dinero a Estados Unidos y Canadá gracias a la refinanciación de su deuda y los ingresos procedentes de la venta de un 16 % de la compañía a Fiat.

Chrysler emitirá 3.200 de dólares en deuda asegurada y obtendrá créditos por valor de 4.300 millones de dólares.

El fabricante considera que la devolución de los préstamos a Estados Unidos y Canadá y la refinanciación de su deuda le permitirá ahorrar 350 millones de dólares al año en intereses y costos.