Ciclista David Zabriskie dijo adiós a las carnes

El estadounidense estará por primera vez en la línea de salida de la carrera por etapas más importante del mundo desde que se volvió vegetariano.

Sin carne, sin huevos, sin nada que proceda de un animal. Salvo un par de pedazos de salmón semanales. El hombre pretende hacer a un lado las famosas barras energéticas y las enormes cantidades de pasta con las que algunos se ayudan para soportar la prueba, la vida, y medírsele al reto. Por cuarta vez el reto: correr el Tour de Francia, que comenzó ayer.

David Zabriskie se llama, su pasaporte dice estadounidense y estará por primera vez en la línea de salida de la carrera por etapas más importante del mundo desde que se volvió vegetariano. Nunca antes había generado tanta atención su nombre.

No es para menos, aunque ya ha ganado etapas en las tres grandes vueltas por etapas (Tour, Giro de Italia y Vuelta a España), ahora se propone hacer los alrededor de 3.500 kilómetros de la ronda francesa sin el –famoso, necesario– aporte de las proteínas y el hierro de la carne y los huevos, que favorecen la producción de glóbulos rojos, encargados de oxigenar los músculos. Para tranquilidad de sus seguidores, y quizás de su familia, en su página personal advirtió: “Nunca había prestado tanta atención a esas cosas como ahora. Probablemente ingiera más proteínas y hierro ahora que cuando comía carne”.

La conversión fue “un proceso gradual que no pasó de la noche a la mañana”. Las inquietudes vegetarianas comenzaron luego de leer sobre la contaminación producida por la industria de la carne y después de ver películas que muestran cómo es el sector de la alimentación en Estados Unidos. “Simplemente creo que es una forma muy saludable de vivir”, dijo, prudente, al anunciar su decisión.

Y ni siquiera le gusta llamarlo dieta porque, explica, no es que piense parar en algún momento.

Al igual que cuando corre.