Codensa defiende construcción de subestación eléctrica cerca a Corferias

La entidad asegura que esa subestación es clave para el suministro de energía de la zona centro-occidente de Bogotá.

Tras las múltiples protestas que han protagonizado habitantes del barrio Centro Nariño, ubicado en cercanías a Corferias, por la construcción de una subestación eléctrica en ese sector, Codensa defendió la modernización de esa central de transformación eléctrica argumentando que es clave para el suministro de energía de la zona centro-occidente de la capital para los próximos 30 años.

La Subestación Centro Urbano Antonio Nariño actualmente atiende cerca de 18 mil clientes, dentro de los que se encuentran el Centro Administrativo Distrital -CAD, Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá-EAAB, la Universidad Nacional, Corferias, Centrales Telefónicas de ETB, el Estadio El Campín, el Centro Administrativo Nacional -CAN, Clínica Palermo, Clínica Marly, Ciudad Salitre, entre otros.

“Los trabajos de repotencialización y modernización de esa subestación, que venía adelantando Codensa y que fueron interrumpidos a la fuerza por la comunidad, son impostergables e indispensables para asegurar la continuidad, confiabilidad y seguridad del servicio de energía no sólo a futuro sino actualmente”, dice Codensa.

“Esta situación está poniendo en serio riesgo la prestación del servicio hoy día. Al no encontrarse en funcionamiento la subestación, estos clientes son atendidos por otros circuitos que ante cualquier eventualidad se podrían sobrecargar y dejar sin servicio a esta zona, como ya sucedió hace unos días” afirmó Cristal Otálora, vocera de Codensa.

“La Asociación de Copropietarios del Centro Urbano Antonio Nariño – ASOCUAN, viene impidiendo que Codensa continúe con los trabajos de modernización, los cuales se iniciaron en noviembre de 2010. Codensa reitera su disposición de entablar conversaciones con el propósito de llegar a un acuerdo que sea satisfactorio para las dos partes, pero siempre y cuando se levanten voluntariamente la vías de hecho y la empresa pueda seguir realizando los trabajos que son de carácter urgente y prioritario para la ciudad”, reiteró la vocera de la empresa.

Según Condensa, esa subestación fue construida antes que el conjunto residencial Centro Urbano, hace más de 50 años, y no posee los valores patrimoniales, históricos y culturales que tienen los edificios de la urbanización, según determinó la Resolución 1703 del 5 de agosto de 2010 del Ministerio de Cultura.

“En defensa de sus legítimos derechos la empresa está reclamando por vía judicial para que se le reconozca la propiedad del terreno originada en la posesión que ejerce, sin que esto signifique impedimento para un posible arreglo definitivo que le pondría fin al proceso judicial”.

Estos trabajos de modernización incluyen el cambio de los equipos actuales por nueva infraestructura y tecnología de punta. En Bogotá, ésta será la quinta subestación que contará con esta nueva tecnología, dentro de las más de 32 subestaciones que se encuentran distribuidas en los diferentes barrios de la ciudad.
 

Temas relacionados