Colombia aguarda "garantías" de Venezuela para extraditar a Makled

Así lo señaló el ministro del Interior Germán Vargas Lleras.

La extradición del empresario y presunto narcotraficante Walid Makled de Colombia a Venezuela "depende de las garantías" del Gobierno de Hugo Chávez a sus derechos, señaló el ministro del Interior y de Justicia, Germán Vargas Lleras.

"Lo que procede a continuación es solicitar las garantías al Gobierno venezolano sobre la no violación de sus derechos humanos, la no imposición de pena capital", dijo el alto cargo colombiano.

Vargas Lleras añadió que la defensa de Makled no presentó recursos de reposición, cuyos términos vencieron el lunes, frente a la decisión del Gobierno colombiano de extraditarle a Venezuela.

Así, indicó que "en el momento en que Venezuela otorgue esas garantías, como ocurre con cualquier procedimiento de extradición, se procederá a coordinar la entrega".

El presidente, Juan Manuel Santos, ha reiterado en distintas ocasiones que la ley lo "obliga" a extraditar a Makled a Venezuela y no a EE.UU., que también lo reclamaba.

La solicitud de extradición de Venezuela llegó antes que la de Estados Unidos y en el primer país Makled es reclamado por homicidio y en el segundo por narcotráfico.

A finales de marzo pasado la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Colombia autorizó la extradición del presunto narcotraficante y determinó que debía primar el delito "más grave" al decidir a qué país enviarlo.

"Si no se cumple con esos preceptos de ley, el Gobierno estaría cometiendo prevaricato", insistió el mandatario, quien ratificó que le prometió a su homólogo venezolano que "si la ley lo estipulaba mandaba para allá" a Makled, detenido en agosto de 2010 en Colombia.

La Fiscalía de Venezuela pidió su extradición un día después de su captura y debe afrontar cargos de tráfico ilícito de drogas, legitimación de capitales provenientes del narcotráfico, asociación para delinquir y homicidio.

Makled ha declarado ser "muy afecto" al Gobierno de Chávez y aseguró haber aportado "por lo menos dos millones de dólares" en 2007 a la campaña del fallido referendo promovido por el mandatario para aprobar la reelección indefinida.