"Colombia es un buen riesgo"

Pierre-Jean Vandoorne explica que su país tiene más de 120 empresas en Colombia, que generan más de 120 mil empleos.

Aunque formalmente el inicio de las relaciones bilaterales entre Francia y Colombia se remonta a finales del siglo XIX, sólo hasta la última década el país europeo logró consolidarse como uno de los principales socios comerciales  del país. Apoyándose en los incentivos que han dado los últimos gobiernos para potenciar la inversión extranjera, Francia se constituye en el primer país con más empresas en Colombia. Ya hay 120. El Espectador habló con el embajador de Francia, Pierre-Jean Vandoorne.

¿Cómo analiza el primer año de gobierno del presidente Juan Manuel Santos?

Nos impresiona el balance legislativo. Normas como la Ley de Reparación de Víctimas y Restitución de Tierras o la reforma del sistema de regalías, entre otras, son muy importantes en la formación de la Colombia moderna. Tenemos una gran admiración hacia el presidente Santos, un amigo de Francia.

¿Y en el tema económico?

Colombia es un país emergente y su crecimiento es regular. Si mira la curva de crecimiento de Colombia en el mediano y largo plazo, se dará cuenta de que está por encima del promedio de los países de la región. Lo interesante es ver esa voluntad de apertura en lo político y en lo económico que tiene la nueva administración. Colombia recobró su voz en la comunidad internacional.

A principio de año el presidente Santos visitó Francia, desde donde invitó a las empresas galas a invertir en el país. ¿Sirvió de algo ese gesto?

Por supuesto, un mes y medio después vino una delegación del Movimiento de las Empresas de Francia (Medef), que es el equivalente de la Andi, y algunas empresas tomaron decisiones. Por ejemplo, Vinci, líder mundial en el sector de las obras públicas, decidió abrir una representación permanente en Colombia.

Resulta curioso que una empresa francesa se quiera meter en el negocio de obras públicas justo cuando hay tantos problemas con las licitaciones.

Colombia es un buen riesgo en el sentido económico y político de la palabra. Hay que subrayar lo serio del manejo de las finanzas públicas y la responsabilidad que  ha tenido con la deuda pública externa. Es tal vez el único país que nunca ha tenido que ir ante el Club de París a refinanciar su deuda. Hoy en día está en pleno crecimiento con un PIB de US$6.000 per cápita. Es seis veces el PIB per cápita de Vietnam.

¿En qué otros sectores estarían  interesados en ingresar?

Francia tiene aquí un tejido de empresas importante, son más de 120 empresas grandes y pequeñas presentes en Colombia, que constituyen el primer empresariado extranjero en el país. Algunas, como es el caso de Renault, son emblemáticas. Leí en un diario económico que es la empresa automotriz que más ha progresado en materia de exportación. También tenemos una fuerte presencia en el sector de la gran distribución con Carrefour y Éxito-Casino.

¿Cuántos empleos generan las empresas francesas en Colombia?

Más de 120 mil empleos directos e indirectos. Las empresas francesas con presencia en el país son colombianas. Su capital es controlado por intereses franceses, pero están asociados a poderosos socios locales. Tal es el caso de Danone y La Alquería.

¿Qué productos colombianos le interesan al mercado francés?

Quizás en un futuro cercano podría ser un gran productor de cacao. Firmamos un contrato con el Ministerio de Comercio para mejorar la calidad del cacao colombiano. Teniendo en cuenta los costos de la producción en Colombia, si el país tiene un mejor acceso a los grandes mercados, podría desarrollar nuevas líneas de producción exitosas. Pero sólo podría hacerlo si se firman los TLC con Estados Unidos y Europa, donde podemos esperar que una vez pase por el Consejo de Europa, sea aprobado por el Parlamento Europeo y entre pronto en vigencia.

¿Qué hay de cierto en la afirmación del diplomático francés Noé Sáez de que Francia les ofreció a las Farc sacarla de la lista de grupos terroristas de la Unión Europea y permitirle abrir una oficina en París si liberaban a Íngrid Betancourt y a otros secuestrados?

El diplomático francés no es tal, es un funcionario consular jubilado que hizo esas declaraciones a título privado. No sé lo que él haya eventualmente prometido, pero no tengo ninguna información confirmando semejante propuesta. Lo que sí recuerdo es haber inscrito a las Farc en el listado de grupo terroristas.

¿Cómo ve el futuro de la guerra en Libia?

Esperemos que termine lo antes posible. Pero si bien es cierto que varios países están buscando una salida negociada a la crisis en Libia, lo más importante es que el guía de la revolución demostró su indignidad y su incapacidad de gobernar ese país.

¿Cómo es posible que en tan poco tiempo Gadafi haya pasado de codearse con los mandatarios europeos a ser el peor enemigo?

En el pasado, el gobierno libio reconoció su responsabilidad en algunos actos terroristas, indemnizó a las familias de las víctimas y abandonó aparentemente esas prácticas. Pero la primavera árabe fue reprimida de la manera más sangrienta. Es algo que no  esperabamos por parte del nuevo Gadafi.

¿Cómo ve la situación en Siria?

La actitud de nuestro embajador fue de solidaridad con las víctimas de la represión. Francia considera que Siria es un país que juega un importante papel en la paz de Oriente Medio, pero claro, condenamos sin la más mínima ambigüedad lo que está ocurriendo. Esperamos que la ONU adopte una resolución sobre el tema.

Algunos analistas han dicho que la mejor opción para que los países europeos que están en crisis salgan adelante es que sigan el ejemplo de Argentina. ¿Qué piensa Francia, uno de los principales acreedores de la deuda griega?

Si se refieren a no pagar la deuda, no creo que sea la mejor solución. El país que no paga su deuda afronta el corte de todas las fuentes de financiación internacional, que es lo que pasó con Argentina.

últimas noticias