Colombia estará en obra

Para los próximos 20 años se tienen proyectadas inversiones por $99 billones para la construcción de infraestructura de transporte. La prioridad es dotar el país con obras para enfrentar el cambio climático.

“Le llegó la hora a la infraestructura”. Así arrancará su discurso el ministro de Transporte, Germán Cardona, durante la presentación del programa Infraestructura para la Prosperidad, un paquete de obras en las cuales se invertirán $99 billones entre los años 2011 y 2018.

Se trata de un programa ambicioso que por fin le permitirá al país no sólo ponerse al día en materia de infraestructura de transporte, sino contar con las obras adecuadas para enfrentar el cambio climático y la llegada de un paquete de tratados de libre comercio que le permitirían a Colombia ser más competitiva en la región.

Entre los principales proyectos de este programa, que será presentado mañana en la Cámara de Comercio de Bogotá, están entre otros los siguientes:

El segundo túnel de La Línea en el sentido Buenaventura-Bogotá, lo que permitirá mejorar el corredor exportador más importante del país.

Otra obra de vital  importancia es la construcción de la Marginal de la Selva, una obra que hará posible conectar el interior del país con los Llanos Orientales.

Este proyecto se complementará con el corredor Bogotá-Puerto Gaitán-Puerto Carreño, que incluye la construcción de una doble calzada entre Bogotá y Villavicencio y una vía entre Puerto Gaitán y Puerto Carreño, sector que será epicentro del desarrollo minero-energético del país y del sector agropecuario en la altillanura, la última frontera agrícola del país.

También está el rescate del Ferrocarril Central de Colombia y la construcción del Ferrocarril del Carare, con lo cual se busca recuperar la vocación de carga férrea en el país, la cual prácticamente acabó con la liquidación de los Ferrocarriles Nacionales. Con esta iniciativa se podrá movilizar el potencial carbonero de Boyacá y los Santanderes. Aquí también se incluirá un ramal para conectar al Ferrocarril con Bolombolo, en Antioquia, y se concluirá la rehabilitación del Ferrocarril de Occidente entre Buenaventura y La Tebaida.

Para tener un transporte integrado, también se incluye en este programa el rescate del río Magdalena y el Canal del Dique, lo mismo que la construcción del Canal de Varadero y la recuperación de la navegabilidad del río Meta.

Otro frente de obra es el de Tumaco-Pasto-Mocoa y la variante de San Francisco, lo cual permitirá el desarrollo de proyectos en el sur del país y la integración comercial con Ecuador y Perú.

Pero una de las apuestas bandera del Gobierno es la implementación del cruce de la cordillera Central para evitar el taponamiento de las vías entre el interior del país y la zona Andina. Con tal fin el país implementará el programa tunelero, un campo en el que el sector de la ingeniería nacional ya cuenta con gran experiencia luego de la construcción de varios túneles, entre ellos los de Boquerón en la vía Bogotá-Villavicencio, Sumapaz en la vía a Girardot, y el de la vía al mar en Antioquia.

Otros proyectos

También están la doble calzada Cali-Popayán, la Transversal Oriente-Occidente, Bucaramanga-Cúcuta (por el alto de El Escorial), Girardot-Neiva (en doble calzada) y la conexión de Cúcuta con la Ruta del Sol. Asimismo, se incluirán los proyectos prioritarios para la competitividad (ver mapa).

Una de las prioridades del Gobierno es poder identificar los puntos críticos que obstaculizan la movilidad con derrumbes e inundaciones y buscar una solución definitiva, para lo cual se puede tomar la decisión de ejecutar variantes, puentes o túneles que de una vez por todas acaben con estas emergencias. Para ello se creó la unidad Grupo de Pensamiento, el cual está integrado por ingenieros de la CCI Y la Sociedad Colombiana de Ingenieros.

Temas relacionados