Colombia expone en Europa avances en derechos humanos para aprobar TLC

Mauricio Santamaría, ministro de Protección Social, se entrevistó en Francia con varios miembros del Parlamento Europeo.

El ministro de Protección Social, Mauricio Santamaría, se reunió con eurodiputados de diferentes signos para explicarles los avances de su país en materia de derechos humanos y legislación laboral, con vistas a que la Eurocámara respalde el tratado de libre comercio (TLC) alcanzado.

Santamaría se entrevistó en Estrasburgo (Francia) con diversos miembros del Parlamento Europeo, que esta semana celebra su pleno en esa ciudad gala.

El ministro se reunió con parlamentarios conservadores y liberales, y tiene previstas igualmente entrevistas con socialistas y otros miembros de los grupos de izquierdas de la Eurocámara, así como con el comisario europeo de Empleo, Laszlo Andor.

Santamaría indicó a Efe que encontró en el Parlamento un "ambiente muy abierto a la discusión" y explicó que su objetivo era "dar a conocer las políticas del Gobierno colombiano y avanzar en la agenda bilateral".

El acuerdo de libre comercio concluido entre la UE y Colombia el pasado mayo ya ha pasado su fase de verificación jurídica y ha sido rubricado por ambas partes.

A continuación se tendrá que completar la traducción del texto a las 23 lenguas oficiales de la Unión, deberá firmarse y, además, recibir el visto bueno del Parlamento Europeo y el Congreso colombiano antes de que pueda aplicarse.

La Eurocámara, gracias a la nueva base jurídica de la UE, el Tratado de Lisboa, que entró en vigor en diciembre de 2009, ha ganado competencias en la aprobación de tratados de esta naturaleza negociados con países terceros.

Así, podrá darle luz verde o rechazar su totalidad, aunque no tendrá derecho a enmendarlo.

El acuerdo incluye cláusulas que garantizan la posibilidad de suspenderlo unilateralmente si alguna de las partes incumplen el respeto a los derechos humanos, pero algunos sectores de la sociedad civil aún albergan dudas sobre los derechos de los trabajadores, entre otros.

"Uno siempre puede tener la expectativa de que se puede hacer más", comentó el ministro colombiano, y agregó que, "si lo que queremos es mejorar aspectos sociales, es importante respetar los derechos humanos".

Recordó que su país ha avanzado en la generación de empleo y en leyes que prohíben la contratación de personas que no respetan los derechos laborales, y que se ha convertido en un delito penal la interferencia de las empresas en la libre asociación de las personas.

También recalcó que "las cifras de los atentados contra sindicalistas son las más bajas de la historia", y que se han incrementado las condenas contra quienes atenten contra los representantes de los trabajadores y ha aumentado el diálogo social y los acuerdos tripartitos.

Por último, Santamaría confió en que el tratado de libre comercio pase finalmente el examen del Parlamento Europeo, con quien aseguró mantener una relación "muy fluida", y se mostró esperanzado en acercar posiciones con los sectores que se muestran contrarios al acuerdo.

El ministro señaló asimismo que el texto pasará al Congreso colombiano en el segundo trimestre de este año, con vistas a su votación.
 

Temas relacionados