Colombia, más cerca de lograr la aprobación del TLC con EE.UU.

Este jueves será la crucial reunión entre los presidentes Juan Manuel Santos y Barack Obama en Washington.

Colombia está este jueves más cerca de la ansiada aprobación del Tratado de Libre Comercio (TLC) con EE.UU., tras lograr un acuerdo que permitiría su ratificación en el Congreso norteamericano en vísperas de una crucial reunión entre los presidentes Juan Manuel Santos y Barack Obama en Washington.

"Se puede decir con cierta certeza" que la cita de mañana entre Santos y Obama "para discutir el TLC es una señal de que está muy próximo a ser presentado" al Congreso estadounidense, argumentó a Efe la experta en asuntos internacionales de la bogotana Universidad de los Andes, Arlene Beth Tickner.

La analista anotó que si Obama "está dispuesto a presentar el texto es porque tiene relativa confianza en su aprobación" en el Legislativo, donde el principal obstáculo son las preocupaciones de los demócratas acerca de los derechos laborales y la violencia contra sindicalistas en Colombia.

"Hay grandes avances, que se reúnan los dos presidentes es una magnífica señal, eso indica que es el sprint final para el TLC", comentó, por su lado, el exministro y analista económico colombiano Mauricio Cárdenas Santamaría.

El avance más significativo es que se ha acordado un Plan de Acción, por el que Colombia se compromete a adoptar una serie de medidas en unos plazos determinados para atajar las objeciones estadounidenses al acuerdo suscrito en 2006.

El Plan de Acción se ha cerrado tras semanas de intensas negociaciones, después de que el presidente estadounidense pidiera a su equipo de comercio internacional mayor colaboración con las autoridades de Panamá y Colombia para sacar adelante los TLC estancados, cuya aprobación reclaman los republicanos.

Para la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores (Asocolflores), que tiene en EE.UU. a su principal comprador, con un 80% de sus ventas totales, el anuncio del acuerdo sobre el TLC es "una excelente noticia".

Y el presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Rafael Mejía, indicó a la misma emisora que muchos de los compromisos acordados con EE.UU. "ya están en marcha" y que para ese país es "importante" el sector agropecuario colombiano.

Entre otras medidas recogidas en el Plan de Acción, Colombia debe acometer una serie de reformas laborales y del Código Penal, así como garantizar la protección de los sindicalistas, prevenir la violencia en su contra y castigar a los responsables.

Precisamente la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la mayor central obrera de Colombia, reveló hoy en Bogotá que en lo que va de año cinco sindicalistas han sido asesinados, dos han sido víctimas de atentados, 25 han sufrido amenazas y tres han sido detenidos "arbitrariamente".

La exigencia estadounidense de "fortalecer la protección de los sindicatos coincide con la política de Santos de defensa de los derechos humanos por convicción, no por imposición", remarcó Tickner, para quien si el TLC llega al Congreso de EE.UU. antes de julio "es factible proyectar que se logrará su ratificación" este año.

Empeñado en tener una relación "de igual a igual" con EE.UU., Santos está demostrando, a diferencia de lo que hizo su predecesor, Álvaro Uribe, que "pueden existir buenas relaciones" con ese país y, a la vez, "cercanía con la región", en particular con Venezuela, "sin entrar en contradicción", opinó Tickner.

De hecho, Santos acaba de confirmar en una entrevista con Efe que el narcotraficante venezolano Walid Makled será extraditado a su país y no a EE.UU., que también lo reclamaba.

Una decisión "política" que, a juicio de Tickner, "confirma su interés en trabajar en el mejoramiento de la relación" con Venezuela, sin perjudicar sus lazos con Washington.