Colombia perdió 1-0 ante Suecia

Además de caer en su primer partido en un Mundial de mayores, su arquera suplente, Yineth Varón, fue suspendida provisionalmente.

La selección femenina de Colombia el pasado martes tuvo  un día para olvidar:  en su debut en un Mundial de mayores, cayó 1-0 frente a Suecia en el primer partido del Grupo C de Alemania 2011 y además sufrió la suspensión provisional por dopaje de su arquera suplente, Yineth Varón.

El combinado dirigido por Ricardo Rozo perdió con un equipo favorito para lograr el título, integrado por jugadoras ampliamente superiores en talla, velocidad y experiencia. Sin embargo, las once jóvenes colombianas pusieron el alma en el estadio de Leverkusen y con más corazón que buen fútbol dejaron una buena imagen en la primera experiencia mundialista.

Buena, porque pudo ser peor, pues el resultado fue mentiroso. Las suecas tuvieron al menos cinco clarísimas  oportunidades de gol. Dos fueron sacadas de la línea por la capitana Natalia Gaitán, y otra por Andrea Peralta. La portera Sandra Sepúlveda, quien fue figura, salvó varios mano a mano.

La número nueve de las suecas, Jessica Landstrom, tuvo una opción con la portería vacía y la desperdició; y en dos ocasiones  –una en el primer tiempo y otra en el segundo– el balón se fue por encima del arco.

Tantas imprecisiones del lado colombiano ya avisaban la debacle del conjunto nacional. En el minuto 56, las suecas aprovecharon uno de esos errores, saliendo por izquierda, y la misma Landstrom pudo sacarse la espina.

Colombia buscó el partido. El DT Rozo llevó al campo a las delanteras Íngrid Vidal y Katerin Castro, junto a la volante Yulieth Domínguez. Sin embargo, no hubo lucidez ni volumen ofensivo, aunque Colombia se aproximó en dos oportunidades a la portería a través de disparos –que se fueron altos– de lo mejor que tuvo ayer el equipo, Carmen Rodallega.

Finalmente, la portera sueca, Hedbig Lindahl, se fue a los camerinos sin tocar en ninguna ocasión el balón con las manos;  mientras, las ‘superpoderosas’ terminaron con un resultado adverso que todavía las deja con vida y con la noticia de la suspensión preventiva de Yineth Varón por un control antidopaje que se le efectuó el sábado, antes del inicio de la competición. La sustancia no fue especificada por la Fifa.

“El año pasado (en el Mundial Sub-20) comenzamos con un empate y una derrota, y luego nos clasificamos en el último partido contra Costa Rica. Todavía tenemos posibilidades latentes y vamos a intentarlo”, afirmó Ricardo Rozo.

Sin embargo, las jugadoras colombianas no la tendrán fácil: el sábado enfrentarán a Estados Unidos, otro equipo favorito, dos veces campeón del mundo.

Temas relacionados