Colombia requiere construir planta de regasificación por US$250 millones

La obra serviría para ayudar en el caso de que se presente un Niño el próximo año y se registren problemas con el abastecimiento.

Aunque el Gobierno y los gremios del sector han sostenido que la oferta de gas en el país está garantizada, la Comisión de Regulación de Energía y Gas (CREG) quiere abrirles el camino a las importaciones de gas natural licuado (GNL).

Las compras externas se concretarían con el “fin de atender necesidades de plantas de generación termoeléctrica. El objetivo es respaldar las obligaciones de energía en firme del cargo por confiabilidad”, dice un informe revelado por Anif.

Indica el informe que la conexión a un mercado líquido como el de gas natural licuado es una opción que puede ajustarse a esa condición.

Esta apuesta implica la construcción de instalaciones de regasificación en puertos colombianos, bien sea en el Atlántico o en el Pacífico.

Si en el año 2013 se llegase a repetir un “Niño”, indica el informe de Anif, “Colombia tendría una planta de regasificación. Esta, además, ayudaría a futuras exportaciones de GNL, con inversiones de unos US$250 millones”.

Considera Anif que garantizar un suministro confiable de gas natural para los hogares, la industria y transporte vehicular es fundamental para acelerar el crecimiento-limpio en Colombia.

Buena parte de esa estrategia distributiva descansa sobre el Plan de Abastecimiento de Gas Natural 2010, establecido recientemente por la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME).

El informe citado por Anif dice que el Gobierno estima que para este año la demanda de gas natural tendrá un crecimiento de 4.3%.

El Gobierno y sector privado trabajan para asegurar desarrollo interno de reservas; despliegue del marco regulatorio estable-adecuado y así propiciar inversiones en transporte-distribución; importación de GNL, y potencial de importación gasífera desde Venezuela.

Admite la Upme que actualmente el único vínculo que tiene el país con el exterior en materia de gas natural es el gasoducto Antonio Ricaurte, entre Ballena (Colombia) y Maracaibo (Venezuela).

Pero considera que “por el momento no existe disponibilidad de gas de Venezuela, si bien es cierto que existe un compromiso de dicho país de suministrar gas a partir de 2012”, situación confirmada por las autoridades colombianas.
 

Temas relacionados

 

últimas noticias

¿El bitcoin confirmó que era una burbuja?

Tesla abriría su primera tienda en Sudáfrica