Colombia sigue bajo el agua

Damnificados ascienden a 2’996.080. Hoy, consejo de ministros evaluará la situación.

Pese a los esfuerzos del Gobierno nacional, la crisis generada por el invierno parece no tener fin. Los damnificados ascienden ahora a 2’996.080, víctimas de las innumerables inundaciones y deslizamientos de miles de metros cúbicos de tierra removida por la fuerza de las aguas lluvias que ya borró del mapa al municipio nortesantandereano Gramalote, mató 416 personas, hirió 492 y desapareció otras 77. Además, ha derrumbado montañas, viviendas y colapsado centenares de vías e inundado cerca de 800 mil hectáreas a lo largo y ancho del país.

Lo preocupante es que, según el pronóstico del Ideam, en los próximos días podrían presentarse deslizamientos en 18 municipios de Norte de Santander, entre los que se encuentran Cúcuta, Ábrego y La Esperanza; mientras las lluvias arreciarán en el sur de la región Caribe, Antioquia, el Altiplano cundiboyacense y los santanderes.

Seis municipios de ese departamento, ubicados en los bordes del  río Sogamoso, están en alerta roja. Debido al creciente nivel del río, cerca de 200 familias han tenido que abandonar sus hogares para no quedar bajo el agua.

Otras 100 familias quedaron sin vivienda la noche del pasado sábado cuando la tierra se les vino encima a los habitantes de El Cerro, en Frontino, Antioquia, localidad que se quedó sin los servicios de acueducto y alcantarillado.

Mientras tanto, en Puerto Berrío el desbordamiento del río Magdalena inundó cinco barrios. John Freddy Rendón, director del Departamento Administrativo de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres (Dapard) de Antioquia, informó que en las últimas dos semanas la emergencia invernal cobró en este departamento la vida de 13 personas y ha dejado unos 45 mil damnificados. 

En Cundinamarca la situación también es crítica. La localidad de Lenguazaque está incomunicada e inundada, mientras que los municipios de Mesitas del Colegio, La Mesa, Anapoima, Apulo, Viotá, Tocaima, Ricaurte y Girardot, permanecen en alerta roja debido a la creciente del río Bogotá generada por la apertura de las puertas de la represa de Alicachín. Según el Cuerpo de Bomberos del departamento, aunque la apertura de la represa puede generar desbordamientos esporádicos, se hace con el propósito de evitar uno sorpresivo que podría generar mayores daños.

En Cantagallo, al sur de Bolívar, 400 familias fueron evacuadas ante el desbordamiento del río Magdalena que mantiene inundado el 90 por ciento de este municipio.

Las inundaciones provocadas el pasado fin de semana por los desbordamientos de los ríos Cauca, Lili, Meléndez y Cañaveralejo en Cali, generaron la reacción inmediata del gobierno local que anunció la puesta en marcha de acciones preventivas para evitar  una tragedia mayor.

El alcalde de la capital vallecaucana, Jorge Iván Ospina, dijo que se trabajará en las cabeceras de estos ríos para reducir el sedimento y los residuos acumulados que pueden generar taponamientos peligrosos.

Entre tanto, el director de gestión de riesgos del Ministerio del Interior, Carlos Iván Márquez, aseguró que en el Valle hay 23 municipios afectados, 3.142 familias damnificadas durante abril y que se han perdido cerca de seis mil hectáreas de cultivos. Márquez informó que los organismos de socorro se mantienen en máxima alerta especialmente en la cuenca del río Cauca y que hay un esquema de atención inmediata para proveer subsidios de arriendo y alimento a los damnificados. Además, sistemas de emergencia temprana están listos para realizar desalojos en caso de deslizamientos, inundaciones súbitas y vendavales.

Para muchos colombianos, el retorno a sus hogares durante el Domingo de Resurrección se convirtió en un “vía crucis”, pues 17 vías estuvieron cerradas como consecuencia de derrumbes e inundaciones causados por las fuertes lluvias. Según la Dirección Nacional de Tránsito y Transporte, la mayoría de vías afectadas corresponden a los departamentos Cundinamarca, Boyacá, Antioquia y los santanderes. Sin embargo, al cierre de esta edición la Policía de carreteras no reportó accidentes de gran magnitud.

Este lunes, el presidente Juan Manuel Santos presidirá un consejo de ministros para evaluar la situación y para “ver donde podemos ayudar más”.

Garzón pide investigar a las CAR

El vicepresidente de la República, Angelino Garzón, enviará una petición a la Fiscalía General de la Nación, a la Contraloría y a la Procuraduría, para que investiguen si las Corporaciones Autónomas Regionales (CAR) adelantaron correctamente los trabajos de prevención frente a la actual ola invernal. Después de visitar las zonas más afectadas por el invierno en Cundinamarca y constatar la pérdida de cerca de 20 mil hectáreas, Garzón  aseguró que las “CAR están en deuda con el Estado”.

Pero hay más, ayer (domingo) el gremio ganadero, en cabeza del presidente de Fedegan, José Félix Lafaurie,    denunció que la ineficiencia de las CAR contribuyó a la inundación de los valles de Ubaté y Chiquinquirá. Por esta razón, dijo, la región productora de leche más importante de Colombia quedó inhabilitada para abastecer a gran parte del país.

Temas relacionados