Colombia, un país consumidor

El gobierno de Estados Unidos estudia una propuesta para apoyar la implementación en Colombia de un programa de prevención de drogas, alcohol y violencia en menores de edad.

“Colombia ocupa el primer puesto en América Latina en consumo temprano de alcohol y cigarrillo (OEA)”. “Una de cada ocho personas consume alcohol de manera perjudicial para su salud”. “Una de cada diez personas ha consumido drogas ilícitas”. “Quienes consumen alcohol antes de los 15 años son más propensos al uso de drogas”.

Las frases aparecieron en un auditorio de la Cámara de Comercio de Bogotá, donde el estadounidense Eric Brown —doctor  en investigación escolar y especializado en evaluación, y prevención— anunció que el gobierno de su país está estudiando una propuesta, para apoyar la implementación en Colombia de un sistema científico de prevención comunitario y escolar. Un sistema que  permitiría hacer un diagnostico “preciso” de lo que sucede en un colegio, una comunidad o una ciudad con el consumo de alcohol y drogas en jóvenes, con los embarazos no deseados, con los conflictos intrafamiliares, con las armas, con la violencia, con la intimidación escolar.

Su aliado en Colombia es Augusto Pérez Gómez, director de la corporación Nuevos Rumbos. “Lo que le estamos pidiendo al gobierno de Estados Unidos (específicamente al NIDA —National Institute on Drug Abuse—) es un apoyo económico para implementar en Colombia un programa que fue creado por la Universidad de Washington y luego comprado por el gobierno de ese país, que es llamado ‘Comunidades que se cuidan’. La idea es poder capacitar en Estados Unidos a los profesionales que van a llevar el proceso aquí”. En octubre se conocerá la decisión de EE.UU. De ser un “sí” en marzo próximo empezaría a implementarse.

  “Colombia está pasando de ser principalmente un país productor de drogas a un  país consumidor. Ahora es el tiempo de la prevención. Vemos a Colombia como veíamos a Estados Unidos hace 20 años: grandes aumentos en el uso de drogas y alcohol, y como consecuencia de eso un oleada de violencia”, dice Eric Brown, quien ha estudiado a detalle, con juicio, nuestra realidad.

Dice, además, que la experiencia que le ha dado su país —donde, en sus palabras, se implementaron programas preventivos inservibles durante décadas—, lo ha llevado a definir que el primer paso para  hablar de prevención es hacer una evaluación de los programas que se van a utilizar, probarlos con estudios rigurosos. “Deben ser estrategias basadas en la evidencia, en la ciencia”. Lo segundo: medir los problemas de comportamiento usando medidas validadas también, fidedignas. “El tener un perfil de los factores de riesgo permite medir las estrategias preventivas”.

¿Y en manos de quién está el desarrollo de esos programas preventivos? “En estados Unidos lo hacemos por medio de lo que nosotros llamamos una ‘coalición preventiva’, que está formada por varios líderes de diferentes sectores de una comunidad: empresas, salud, religión. Ellos reciben un entrenamiento para identificar  factores de riesgo, y elegir los programas más apropiados para su comunidad”, dice Brown.

Radiografía de Colombia

Estos son los datos de la corporación Nuevos Rumbos. Consumo de licor: el 87% de los menores de 17 años ha tomado alcohol alguna vez en la vida, el 67% lo ha hecho en el último año, el 27%  en el último mes  y el 13% en la última semana (es decir, ya tienen un problema grave). “Son datos muy graves teniendo en cuenta que quienes comienzan a consumir alcohol antes de los 14 años, tienes diez veces más probabilidades de involucrarse en consumo de sustancias ilegales que alguien que no consume licor”, dice Augusto Pérez Gómez y aclara que las cifras se desprenden de un estudio de 2009, realizado en nueve ciudades de Colombia, a diez mil jóvenes. “Son las cifras más recientes que hay”, dice. Más resultados de ese estudio: el 15% de los adolescentes admitió haber consumido alcohol dentro de su colegio, el 10% dijo haber llegado al colegio habiendo consumido licor, y el 8% admitió haber tomado varios días seguidos. El 4% toma solo.

Consumo de drogas: 4,5% de los jóvenes colombianos ha consumido cocaína alguna vez, y  más del 2,5% lo hace con alguna frecuencia. El 9% fuma marihuana habitualmente. “Es un escenario bastante problemático —enfatiza  Pérez Gómez— en el que queda claro que los adultos no estamos cumpliendo con nuestras responsabilidades”.

 

últimas noticias