Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 14 horas

Comandante de Ejército asume manejo del paro en Puerto Gaitán

Cerca de 7 mil contratistas de la firma Pacific Rubiales protagonizan fuertes disturbios, por lo que las autoridades declararon toque de queda.

Ante la crisis de orden público que se registra en el municipio de Puerto Gaitán, Meta, el presidente Juan Manuel Santos, le ordenó al comandante del Ejército, general Alejandro Navas y al director de seguridad ciudadana de la Policía, general José Roberto León Riaño, que asuman el manejo de la situación que cada vez es más preocupante.

El cese de actividades empezó hace un mes cuando los trabajadores de la firma contratista Montajes JM, que laboran para la multinacional española Sepcolsa, entraron en paro el 20 de junio, exigiendo salarios más dignos, acordes a la explotación de un recurso no renovable como es el petróleo y en concordancia con los que ofrece la petrolera estatal, Ecopetrol.

En ese momento la Unión Sindical Obrera (USO) y la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) entraron a apoyar a quienes protestaban. Hace 10 días, según uno de los trabajadores de esta firma, que por motivos de seguridad pidió que no se mencionara su nombre, la compañía los echó luego de que estuvieran completamente paralizadas las operaciones. A este freno laboral se unieron desde ayer en la noche los trabajadores de Pacific Rubiales y por eso cerca de 500 policías antimotines fueron trasladados desde Villavicencio en avión.

Lo cierto es que luego de una extensa reunión sostenida entre el vicepresidente de la República, Angelino Garzón, el gobernador del Meta, Darío Vásquez Sánchez, la firma petrolera Sepcolsa, la estatal Ecopetrol, la CUT, la USO y la comunidad, no fue posible levantar el paro, y en Puerto Gaitán se libra una batalla campal que ya deja un saldo de cuatro heridos, cinco camionetas y una tractomula quemadas, entre otros recintos y locales.

Según Timoteo Romero Morales, presidente de la CUT en el Meta, el Escuadrón Móvil Antidistubios de la Policía está en una batalla campal con los 5.000 trabajadores en el punto de Pacific Rubiales. “Llamamos al Gobierno y a los organismos de control para que haya un cese a estas hostilidades y se sienten a negociar en una mesa los costos laborales y comunitarios”.

Por su parte, el presidente de la Asociación Colombiana de Petróleos, Alejandro Martínez, afirmó que Pacific Rubiales está muy preocupada porque ya hay heridos y la situación se salió de las manos. Por eso hizo un llamado a la cordura. Y agregó que aún no saben qué es lo que están pidiendo los trabajadores de Pacific. “No hay un pliego de peticiones”, dijo Martínez. Sin embargó, afirmó que la USO pretende que los sueldos que tiene Ecopetrol los tenga toda la empresa petrolera y adicionalmente que se contrate la obra de mano local.

El alcalde de Puerto Gaitán, Óscar Bolaños, declaró que los trabajadores tienen toda la razón de realizar el paro porque se violentaron sus derechos, pero criticó que destruyeran establecimientos y automotores. Señaló que los más de veinte “revoltosos” que fueron detenidos por la Policía no son del departamento del Meta. “Estas personas aprehendidas animaban los enfrentamientos con la Fuerza Pública, obligando a la imposición del toque de queda”, recalcó el mandatario local.