A combatir apagón vial

El Gobierno espera dotar al país de 5.200 kilómetros de dobles calzadas y las vías que se requieren para mejorar la competitividad.

Mientras que el ministro de Transporte, Germán Cardona, anunciaba en Bogotá el programa de Infraestructura para la Prosperidad, por $99,3 billones, las aguas del río Sumapaz destrozaban la banca de la vía Bogotá-Melgar a la altura de la Nariz del Diablo, con lo cual la naturaleza confirmaba las palabras del ministro: “el país vive un apagón de la infraestructura”.

En mangas de camisa, el ministro Cardona explicó que para construir el puente que le permitirá al país ser competitivo se requerirán tres pilares: la internacionalización de la locomotora, la conectividad regional y la adaptación al cambio climático.

Además, señaló que para que esto pueda ser una realidad es necesario un trabajo en equipo, la práctica de la política de Buen Gobierno y la reingeniería a la ley de concesiones.

Para ello hizo un enérgico llamado a los empresarios de la ingeniería para que sean honestos con el país, no sólo en la presentación de las propuestas en las licitaciones, sino en la ejecución de las obras.

“Les vamos a hacer seguimiento a las propuestas, para ello cruzaremos informaciones con la DIAN, la Cámara Colombiana de la Infraestructura, la Sociedad Colombiana de Ingenieros, cámaras de Comercio y la Superbancaria, con el fin de identificar cuáles son los empresarios que están inflando su músculo financiero”, explicó Cardona.

El titular de la cartera indicó que se permitirá la llegada de empresas de ingeniería extranjera, pero que las van a mirar con lupa, con el fin de proteger a las compañías nacionales.

El programa pretende que el país pase de 1.000 kilómetros de dobles calzadas a 5.200 kilómetros en los próximos 10 años. Entre los corredores prioritarios están Puerto Carreño-Puerto Gaitán-Villavicencio-Bogotá-Buenaventura.

También el Circuito Vial del Caribe, la Conexión Panamericana, la Transversal Nuquí-Bogotá, Transversal Tumaco-Mocoa, la Marginal de la Selva, Colombia-San Juan de Arama; Cumaral-Arauca y la Troncal del Magdalena Medio, entre otras (ver mapa).

En materia férrea la prioridad es recuperar la carga ferroviaria, para lo cual se pretende tener 2.670 kilómetros de línea ferroviaria en 2021. Para ello se tiene prevista la construcción de la segunda línea entre Chiriguaná y Santa Marta, la reactivación del Sistema Ferroviario Central y la construcción del Ferrocarril del Carare. Asimismo, nuevos ramales que conecten el Ferrocarril del Norte de Colombia con Bolombolo.

 En materia portuaria y fluvial se busca profundizar los canales de acceso a los puertos y recuperar la navegabilidad por los ríos Magdalena y Meta, para lo cual se requerirán unos US$1.000 millones. En el sector aéreo se busca convertir el aeropuerto de Barranquilla en el ‘hub’ del Caribe y construir un aeropuerto en la sabana de Bogotá para trasladar la operación regional y militar, lo que evitaría en el corto tiempo la construcción de una tercera pista.

Vea infografía sobre Modernización del sistema de transporte a 2021