Combustibles con una política clara

Si las alzas en los combustibles mantienen el ritmo que hasta ahora ha aplicado el Gobierno, a final de 2011 el precio del galón superará, con toda seguridad, los $10 mil.

La apreciación corre por cuenta de Juan Carlos Yepes, presidente ejecutivo de Fendipetróleo, quien manifestó la preocupación del gremio tras la desenfrenada cifra que hoy se está pagando en el país por tener acceso a la gasolina y los derivados del petróleo.

“Que nos definan si va a haber una atención al clamor general de la comunidad con respecto a los altos precios o nos debemos preparar para que sea de alto costo, para que sea de lujo”, manifestó Yepes.

El empresario anunció que el uso de otros combustibles como el gas no se vislumbra por el mejor camino, debido a que no hay el suficiente suministro por falta de infraestructura y, junto a eso, porque los márgenes de comercialización no son tan buenos. Agregó que el programa de mezclas de acmp con biocombustibles apenas está en un 10%.

Fendipetróleo explicó que entre diciembre de 2009 y abril de 2011 el precio del galón de gasolina —sólo en Bogotá— se incrementó en $1.390 y el de acpm en $1.440, registrando una variación de 19,65% y de 24,7% respectivamente.

Entre las posibles propuestas que se podrían someter a debate está la de tener en cuenta la reciente medida que permite a las zonas fronterizas limítrofes con Venezuela tener acceso al galón de gasolina desde el 1 de abril por $3.700. Por eso, ya se habla de una posible importación legal del combustible, lo que podría abaratar el precio en las demás ciudades del país o, por lo menos, en algunas cercanas al país vecino.

El gremio también apuntó que sólo en los primeros tres meses del año el precio del galón de gasolina en Bogotá alcanza un incremento de $460, que representa más de la mitad de los incrementos que se realizaron en los 12 meses del año 2010 y está muy por encima de la meta de inflación esperada para 2011, entre el 2% y el 4%.

Temas relacionados