Como en el Mundial

En el mejor partido de lo que va de la Copa América, Chile y Uruguay empataron 1-1 y se acercaron a la clasificación. Álvaro Pereira y Alexis Sánchez marcaron los goles.

Hace un año Uruguay y Chile sorprendieron en el Mundial de Sudáfrica. Por su fútbol vertical y, sobre todo, por dejar el alma en cada jugada, charrúas y australes se ganaron la admiración de los hinchas del balompié en todos los rincones del planeta.

Doce meses después, con muy pocas modificaciones en sus nóminas, siguen practicando la misma filosofía. Chile, con Claudio Borghi como técnico, quien inteligentemente mantuvo la base que dejó Marcelo Bielsa y así ha sumado ya cuatro puntos en dos salidas.

Y Uruguay, de la mano de Óscar Washington Tabárez, quien le sigue apostando a la garra de sus muchachos para defender y atacar con vértigo, como si no hubiera nadie en la mitad de la cancha.

Esos dos estilos se conjugaron ayer para un espectáculo muy entretenido que dejó contentos a todos, porque si hubo errores fue precisamente por la ansiedad y las ganas de agradar que tuvieron los jugadores.

Opciones de gol, muchas de lado y lado. Chile llegó con mayor claridad gracias a su fútbol a ras de piso, al toque. Uruguay, de todas formas, inquietó con los siempre peligrosos Luis Suárez, Edison Cavani y Diego Forlán.

Álvaro Pereira abrió el marcador para los celestes, a los 53 minutos, al definir con pierna zurda un centro de Luis Suárez, quien llegó al fondo por el lado izquierdo y se la tocó atrás.

Once minutos más tarde Alexis Sánchez consiguió la merecida igualdad para Chile. El Niño Maravilla recibió un pase de Jean Beausejour y remató cruzado casi sin pararla, para superar al arquero Fernando Muslera y desatar el delirio de unos 30.000 hinchas chilenos que fueron mayoría en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza.

Tras la igualdad, Chile se creció y se fue en busca del triunfo ante un combinado celeste que se dedicó a aguantar y tratar de aprovechar algún contragolpe.

A pesar de que los australes crearon un par de opciones, no tuvieron la cabeza fría para definir y asegurar de una vez su paso a los cuartos de final, mientras Uruguay se conformó con seguir invicto y jugarse la vida contra México, en la fecha de cierre.

Chile quedó con cuatro puntos y la moral muy en alto, pues volvió a jugar muy bien. Uruguay llegó a dos unidades y espera sumar tres más ante los manitos. Fútbol tiene, actitud también, así que seguramente seguirá en el torneo.

Al final, ni el intenso frío opacó la mejor noche futbolera en lo que va de la Copa América. Dos equipos que fueron protagonistas del pasado Mundial demostraron que tienen con qué ganar el título.

Temas relacionados