Con pasaPorto colombiano

Falcao García anotó el gol de la victoria tras pase de Freddy Guarín y sumó 17 tantos en el torneo.

El equipo albiazul ganó hace un par de semanas la liga portuguesa y jugará la final de la Copa de ese país.

Las finales no se juegan, se ganan. Y eso fue lo que hizo el miércoles el Porto, con los colombianos Falcao García, Freddy Guarín y James Rodríguez. Sin brillar, superó 1-0 al Braga y conquistó el título de la Europa League, el segundo torneo de clubes del Viejo Continente, después de la Liga de Campeones.

Lo mejor de todo es que en la final los futbolistas criollos volvieron a dejar su sello y a confirmar que son fundamentales en el andamiaje del exitoso conjunto dragón. Guarín lanzó un largo centro desde el costado derecho y Falcao, a su estilo, de cabeza y atacando la pelota, la envió al fondo de la red para desatar una nueva celebración de la hinchada albiazul, que no se ha cansado de festejar con los éxitos de su equipo, que logró la Supercopa portuguesa, la liga local y que el próximo 29 de mayo jugará ante el Vitoria Gimaraes la final de la Copa de Portugal.

Espectacular fue la celebración de los dragones, pero no su fútbol. Ante el Braga se preocuparon más por no dejarse sorprender que por hacer daño. Atacaron con prudencia y se conformaron una vez lograron la ventaja.

Falcao, que llegó a 17 goles en el torneo e impuso una nueva marca, actuó los 90 minutos. Guarín salió al 68 y Rodríguez ingresó a los 77, como ocurrió durante casi todo el campeonato.

Pero aunque estuvieron en el campo de juego, desde mucho antes sus mentes estaban en la celebración, que iniciaron bandera en mano una vez el árbitro español Carlos Velasco señaló el final del encuentro.

Arropados cada uno por el tricolor nacional, subieron a la tribuna de honor, saludaron a Michel Platini, presidente de la Uefa, y recibieron su medalla.

Falcao compartió con el arquero Helton, primer capitán del equipo, el honor de recibir la copa y ofrecerla a su afición, antes de pasársela a sus compañeros.

Después de las fotografías de rigor y una emocionada vuelta olímpica, los jugadores atendieron a los medios. “No fue un partido brillante, pero se ganó, eso era lo importante. En la jugada del gol vi cómo Freddy se acomodó para tirar la pelota y traté de perfilarme también. Fue una bonita anotación que le dedico a toda Colombia, pero especialmente a las personas que están sufriendo por el invierno. Trabajamos muy duro para lograr este título y por fortuna ahora lo podemos ir a celebrar con nuestras familias”, señaló emocionado el número 9.

También agradeció a sus compañeros “por haberme ayudado a superar el récord de Juergen Klinssman en Copa Uefa, esos son premios individuales que son producto de la solidaridad y la colaboración de todos”.