Concejal de Bogotá se va lanza en ristre contra la secretaria de Gobierno

Antonio Sanguino dice que “a cambio de lucidez y liderazgo exhibe más bien una evidente ignorancia en las responsabilidades que el alcalde en mala hora le asignó”.

El concejal Antonio Sanguino arremetió contra la secretaria de Gobierno, Olga Lucía Velásquez, al considerar que la funcionaria se enreda al decir que en Bogotá no existe la presencia de las Bandas Criminales (Bacrim) y al mismo tiempo dice que Daniel Rendón Herrera, alias el ‘Loco Barrera’, “define las franquicias del narcomenudeo en Bogotá”.


El cabildante Sanguino centra sus críticas con base en una entrevista realizada por El Espectador el pasado 4 de abril, en donde la secretaria señala que el ‘Loco Barrera’ estableció una red de ollas de droga en la capital y a su vez insiste en que en Bogotá no hay Bacrim y deja el tema de aumento de inseguridad en un contexto de percepción.


Reconoce que algo ha cambiado en el mapa de la seguridad capitalina, señala la existencia de un conjunto de actividades delictivas que para cualquier observador agudo constituirían un cambio cualitativo en la inseguridad de la ciudad. Oficinas de cobros y servicios de sicariato, narcomenudeo creciente, comercio de armas de todo tipo, estructuras de reclutamiento de personas con destino a diversas actividades delictivas, operaciones de lavado de activos y fenómenos de captura de rentas, entre otras, no parecen, para la secretaria, indicios suficientes que merezcan una reacción contundente de las autoridades o un ajuste estructural a la política de seguridad y convivencia, que aunque exitosa en los últimos 15 años, se revela como limitada para encarar estos nuevos desafíos”, argumenta sus cuestionamientos el cabildante del Partido Verde.


Así mismo, dice que es un avance que la secretaria de Gobierno haya descubierto la ocurrencia de estos delitos. “No le pedimos que reconozca la mezcla explosiva de todos ellos. Ni que acepte la presencia de las Bacrim o Bandas Emergentes como variable de alteración de la seguridad de los bogotanos. Menos aún que establezca la conexión de delitos típicamente urbanos con actividades delictivas de organizaciones complejas como los paramilitares reciclados en las Bacrim. Lo que resulta imperdonable es que la doctora Olga Lucia Velásquez reconozca que el “Loco Barrera” incide en el mercado de drogas de la ciudad y en las actividades delictivas asociadas a ella, al tiempo que se niega en reconocer la presencia de las Bacrim en la ciudad”.


“Estoy por creer que aún no sabe que el ‘Loco Barrera’, junto al extinto Pedro Oliveira alias “Cuchillo”, organizó y dirige el Ejército Revolucionario Popular Anticomunista -Erpac- una de los más reconocidas bandas que se empeña en ocultar”, agregó.


Frente al tema, Velásquez dice: "Se dice que en Bogotá hay bacrim , pero estas bandas sin norte político, que conforman grupos privados que cuidan patrimonio del poder mafioso y conforman redes de grupos armados de acuerdo con sus conveniencias, no existen en la capital".


Finalmente, Sanguino concluye diciendo. “La secretaria está convencida que gobernar es administrar recursos y burocracias. Y en esa tarea seguramente le reporta buenos resultados al alcalde. Pero su formación y trayectoria no le alcanzan para entender que el arte de gobernar exige, entre otros atributos, un liderazgo intelectual. Volverá a decir que la encuesta revela una percepción que tiene poco que ver con la realidad de la seguridad capitalina. Seguramente tampoco sabe que para la Real Academia Española de la lengua percepción es una sensación interior que resulta de una impresión material hecha en nuestros sentidos. Por ello es que tengo la percepción que Bogotá no tiene secretaria de Gobierno”.


 

últimas noticias