Consecuencias de una posible violación

Como candidato anunciado a las próximas elecciones presidenciales en Francia y principal aliado de Grecia en la búsqueda de un rescate a su economía, la captura del director del FMI ya genera consecuencias en Europa.

Cuando se encontraba ubicado en la cabina de primera clase en un avión de la aerolínea Air France, a punto de partir de Nueva York hacia Paris, Dominique Strauss-Khan, director del Fondo Monetario Internacioan  (FMI), fue arrestado por una acusación de agresión sexual, hecha por una camarera del Hotel Sofitel de Manhattan, donde se alojó en los últimos días. Desde el sábado en la tarde, cuando sucedió la captura, expertos han  vaticinado las consecuencias que puede producir el obligatorio abandono de uno de los cargos más importantes en el entorno económico mundial.
En Alemania, los diarios económicos Handelsblatt y Financial Times Deutschland coincidieron en que el asunto llega en mal momento, por las discusiones sobre la situación del rescate a Grecia. El primero de ellos considera que los griegos pierden en Strauss-Kahan a su principal aliado en las conversaciones sobre la renegociación de la deuda griega con los socios europeos.

La Unión Europea tomó el lunes la vocería sobre este tema, y representantes del organismo afirmaron que la capturan del exdirector  del FMI, “no tendrá ningún impacto”, refiriéndose al programa de ayuda a Grecia y a  los otros dos rescates en marcha para Irlanda y Portugal, cuya línea a seguir debe ser aprobada hoy por el Eurogrupo. "Confiamos en que habrá una continuidad total en el proceso de toma de decisiones en el FMI", afirmó el portavoz comunitario de Asuntos Económicos y Monetarios, Amadeu Altafaj, en una rueda de prensa. "Está fuera de cuestión que las decisiones (sobre los rescates de Portugal o Grecia) puedan verse alteradas por la detención de Strauss-Khan”, agregó. Más discreto en sus comentarios, el comisario de Economía, Michel Barnier, afirmó: "La justicia americana debe hacer su trabajo respetando los derechos de todas las partes. El FMI ha garantizado a todos sus socios, y Europa es el primero del organismo por nuestra contribución, la continuidad de su acción, y eso es lo importante". Pero en Atenas, el optimismo es mesurado, pues un alto funcionario griego le dijo a la agencia Reuters que “(el arresto) va a causar retrasos a corto plazo casi con toda seguridad”.

En  lo que se refiere a los mercados, expertos dicen que el caso Strauss-Kahan ayudará a alimentar las dudas sobre una salida próxima a la crisis. Ante este panorama, en el que ya tenía su protagonismo las preocupaciones por el alza de las materias primas, las Bolsas europeas, según el diario  El País de España, han optado por las caídas, que a media jornada llegaban hasta el 1,5% en Alemania o Francia. En España, el selectivo Ibex 35, moderaba los números rojos hasta el 0,7%. En cuanto a la deuda, la presión aumentaba contra Grecia, que veía subir el sobreprecio (prima de riesgo) exigido a sus bonos frente a los alemanes, de referencia. Por el contrario, se relajaba el acoso contra Portugal, ya que los inversores están anticipando el previsible acuerdo sobre su rescate.

En lo político

Aunque ya había anunciado su retiro del FMI para agosto próximo, debido a su firme intención de inscribirse como candidato a las elecciones presidenciales de Francia, lo que lo convirtió en el principal aspirante para derrotar a Nicolas Sarkozy, la salida anticipada del organismo internacional, pone en riesgo la aspiración de Strauss-Kahan al cargo más importante de su país.

La prensa francesa oscilaba entre la incredulidad y la consternación. Los diarios Libération (izquierda) y Le Figaro (derecha) coinciden en descartar la candidatura del exdirector del FMI a la presidencia francesa, mientras que el periódico regional, Presse Océan, afirma que "el principal beneficiado de la eliminación probable de Dominique Strauss-Kahan se llama Nicolas Sarkozy".

Por su parte, el medio británico, The Times, augura: "la esperada marcha de Strauss-Kahn reaviva la pesadilla socialista: su eliminación en la primera vuelta (de las presidenciales) y una lucha en la segunda entre el muy impopular Sarkozy y la líder de la extrema derecha que siembra la discordia (Marine Le Pen)".

Un dirigente del Partido Socialista (al que pertenece el líder capturado en Nueva York), Harlem Desir, ha manifestado que se mantendrá el calendario previsto para las elecciones primarias del movimiento, de las que saldrá el candidato que se enfrentará a Sarkozy en 2012. Además, Desir añadió, en un intento de apartar al partido del incidente, que la detención de Strauss-Kahn "no es un asunto político sino privado”, pero aclaró: "el partido no está descabezado ni debilitado, cuenta con personalidades capaces de dirigir el Estado como Martine Aubry o François Hollande, entre otros".

La defensa

El exdirector del FMI contrató para que llevara su caso a Benjamin Brafman, uno de los abogados más conocidos en la capital del mundo, por llevar escandalosos casos de celebridades estadounidenses y por ser considerado uno de los abogados penalistas que mejor conoce el sistema legal de la ciudad.

El abogado tomó el caso de Michael Jackson por abuso a menores en el 2004; el de la estrella de fútbol americano de los New York Giants, Plaxico Burress, por llevar un arma a un club nocturno que se disparó al deslizarse por sus pantalones, y ganó un veredicto de inocencia para el cantante de rap 'P.Diddy', por acusaciones de porte ilegal de armas y soborno en una pelea ocurrida en una discoteca, la cual fue presenciada por más de 100 personas.

Su trabajo ya empezó y en la mañana de hoy lunes lanzó una coartada para demostrar la inocencia de su cliente. Dijo que Dominique Strauss-Kahan almorzaba con su hijo en el momento que la camarera del hotel afirma que fue abusada por el político francés. Asimismo, se está considerando el pago de una fianza de US$2 millones para conseguir la libertad del acusado, con la postura de un chip de ubicación en su cuerpo.

El caso DSK, como ya se le conoce en el mundo, todavía tiene mucha tela por cortar, debido a las consecuencias políticas, económicas, judiciales y hasta morales que saldrán del escándalo de quien era considerado un fuerte aspirante a la presidencia de Francia.