Consejos para cuidar la piel de los bebés

Los cuidados de la piel de los recién nacidos y bebés pequeños son fundamentales para evitar futuras alergias, quemaduras e irritaciones.

123rf

Asesoría Doctora Mariela Tavera, dermatóloga

Nacen con un poco de vello, a los pocos días la piel se vuelve opaca y se cae, algunos tienen una costra en la cabecita. Entonces esa imagen del bebé piel de durazno que se ve en los anuncios no parece compaginar con la del pequeñín que llora apenas toca el agua tibia. Falta un poco de tiempo y cuidados para que este órgano tan frágil logre su aspecto natural.

Asesoría Doctora Mariela Tavera, dermatóloga

Nacen con un poco de vello, a los pocos días la piel se vuelve opaca y se cae, algunos tienen una costra en la cabecita. Entonces esa imagen del bebé piel de durazno que se ve en los anuncios no parece compaginar con la del pequeñín que llora apenas toca el agua tibia. Falta un poco de tiempo y cuidados para que este órgano tan frágil logre su aspecto natural.

Mientras llega el momento en que la piel madura es fundamental cuidar desde la temperatura del agua (38°C aproximadamente) hasta el uso de materiales antialérgicos y naturales en ropa, toallas y cobijas.

Con relación al baño la doctora Mariela Tavera, dermatóloga pediatra, explica que “en los primeros días el nivel del agua debe quedar por debajo del cordón umbilical para evitar infecciones y no interferir con su caída”, posteriormente, puede cubrir todo el cuerpo. En este período se deben hacer baños cortos usando sustitutos de jabón (Syndet) que se aproximan al pH ácido de la piel. Poco a poco, a medida que el bebé va creciendo, el baño se puede hacer más largo y entonces se emplean juguetes para que sea un momento divertido y clave en su desarrollo.

El baño debe terminar con una toalla de algodón tibia para que no se frote y se eviten cambios bruscos de temperatura. Antes de vestirlo, la doctora Tavera aconseja que “se pueden utilizar productos humectantes, idealmente sin perfumes ni colorantes, que van a ayudar a controlar la descamación normal que presentan los recién nacidos, incluso más adelante, que se deben seleccionar con ayuda del pediatra o el dermatólogo”, y concluye que el uso de talco no se recomienda pues, “además de producir irritación y resequedad, pueden ocasionar con el tiempo problemas de tipo respiratorio”.

La ropa con encajes y accesorios en ocasiones les sintéticos e incluso la lana generan alergias en la piel de los niños. Aparecen irritaciones y salpullidos en el cuello y la espalda. Sin embargo, cada vez más, las piyamitas y los vestidos para bebés de los cero a los 6 meses se confeccionan con materiales antialérgicos para prevenir irritaciones, en tonos alegres y coloridos, y fáciles de poner y quitar.

Otra de las zonas delicadas es la colita, pues el uso del pañal permanentemente, el calor y la humedad pueden producir pañalitis y otras irritaciones. Aunque la oferta de paños húmedos es amplia, es recomendable usar en las primeras semanas agua y algodón a la hora de limpiar a su bebé. Posteriormente, a medida que va creciendo y se fortalece su piel, entonces no deje de hacer su vida más práctica con estos cómodos productos. Lo que sí recomienda la doctora Tavera es no olvidar “la aplicación de una crema que sirva como barrera protectora a base de óxido de zinc, sin abusar de aquellas que traen exceso de ingredientes en su composición”, pues lo que es un beneficio puede convertirse en un factor de alergias.

El sol, amigo de cuidado

Se recomienda la exposición al sol por cortos periodos de tiempo, en forma gradual para los recién nacidos, pero en términos generales los bebés deben permanecer en la sombra y se deben utilizar medidas de protección con la ropa.

Si llevan al bebé de paseo y lo tienen en la sombra, tengan en cuenta la radiación del sol que se refleja en el agua, la arena y el pasto, en estos casos se debe aplicar protector solar media hora antes de sacar al niño.

Temas relacionados
últimas noticias

El chupo previene la muerte súbita

¿Cuándo destetar a los hijos?