Conservatismo, sin candidato en Bogotá

Partido Conservador decidirá el próximo viernes su estrategia.

Apoyar a Enrique Peñalosa en su aspiración a la Alcaldía de Bogotá parece ser la única opción que le queda al Partido Conservador en la contienda electoral del próximo octubre. Ayer, el Directorio Distrital de esta colectividad se reunió para llegar a un acuerdo y todo apunta a que la estrategia serán las alianzas.

Según señaló el senador Fernando Tamayo, miembro del Directorio Distrital, “la colectividad puede o apoyar al exdirector de Fenalco, Dionisio Araújo, quien es el único que ha manifestado su interés de ser candidato por el partido, pero es prácticamente desconocido para el electorado bogotano; o sumarse a otra campaña que, acorde con los planteamientos ideológicos y programáticos del partido, tendría que ser Enrique Peñalosa”.

Sin duda la colectividad azul pasa por un momento difícil en la capital. En la Cámara de Representantes sólo lograron hacer elegir un parlamentario (Telésforo Pedraza) y es una de las bancadas minoritarias en el Concejo de la ciudad. De hecho, ya son varios los nombres que componen la lista de los que han dicho que no a ser candidatos conservadores para la capital de la República, entre ellos están: Pablo Laserna, Marta Lucía Ramírez, Eduardo Pizano, Juan Gabriel Uribe y William Vinasco.

Todo parece indicar que el conservatismo se sumará a la campaña de Peñalosa, tal y como lo hicieron hace cuatro años. Además, recordó Tamayo, “hace ocho apoyamos a Juan Lozano, que hoy es parte de la coalición que respalda a Peñalosa”.

El presidente del Partido Conservador, José Darío Salazar, señaló que el próximo viernes se realizará una convención con el Directorio Distrital en la cual se dará la última palabra sobre la estrategia de la colectividad frente a las elecciones en Bogotá. Sin embargo, la decisión parece estar tomada, y el mismo Salazar reconoció que darle el aval a un candidato propio es muy complejo y probablemente se optará por apoyar a un aspirante con el que se identifiquen ideológica y programáticamente.