Contadores de los Nule, en la mira

El Tribunal Disciplinario de la Junta Central de Contadores anunció la investigación previa. También investigará a los encargados de los balances contables de SaludCoop EPS y el Club Militar.

El descalabro financiero de los Nule, que reventó casi un año después de estar en la quiebra. El inmenso déficit de la EPS SaludCoop, donde supuestamente se aplicaban maniobras para ocultarlo, girando cheques sin fondos. Los problemas de caja  del Club Militar. Detrás de estos casos, casi en un segundo plano pero con un papel fundamental, han estado los contadores y revisores fiscales. En las empresas, ellos son los responsables de reflejar a través de los estados financieros la verdadera condición de salud de cada empresa.

Y parece que en tales casos estos profesionales no cumplieron bien con su labor. Por eso, el Tribunal Disciplinario de la Junta Central de Contadores  que abrió ayer de oficio la investigación preliminar contra las firmas y contadores de estas empresas para establecer su grado de responsabilidad y, de ser hallados responsables, sancionarlos hasta con la pérdida de su licencia, con lo que quedarían muertos profesionalmente.

Así lo anunció Mauricio Español León, presidente del Tribunal Disciplinario, quien indicó que la decisión la tomaron a raíz de la información que han divulgado los medios. Agregó que en caso de encontrar si hubo algún delito lo pondrán en conocimiento de la Fiscalía para que les adelante el proceso penal. “Nos corresponde procesarlos, obviamente, respetando el debido proceso. Como se encuentra en preliminar, no podríamos decir quiénes ni cuántas personas serán”.

La principal obligación de los contadores es la fe pública. Ellos responden con su firma sobre la veracidad de los estados financieros y balances de las empresas. “En los casos que estamos evaluando sabemos que hay unas presuntas irregularidades y es lo que vamos a investigar”, indicó Español León.

De acuerdo con el presidente del Tribunal Disciplinario, las faltas que más cometen los contadores son contra la fe pública: adulteran balances, hacen solicitudes ante la DIAN para la devolución de impuestos, con situaciones falsas, y en casos de licitaciones públicas inflan la situación financiera de alguna empresa para que tenga ventajas ante los otros competidores. “El contador y el revisor fiscal tienen una gran responsabilidad. Son quienes conocen realmente el estado de la empresa y no deben faltar a la verdad, porque están respondiendo con su firma”, agregó. 

En los casos que empiezan a investigar, que se convierten en grandes escándalos de corrupción, los estados financieros que presentaron a las autoridades mostraron que eran empresas sólidas, lo que les permitió poder participar en licitaciones o en negocios estatales. En el caso de los Nule, los movimientos irregulares de dinero, el mal manejo de los anticipos y las deudas sólo se descubrieron con el escándalo del carrusel.

Sólo hasta ahora se vincula a los contadores. Actualmente existen 165 mil contadores y mil 500 firmas registradas en el país. En el Tribunal Disciplinario hay 800 procesos y mensualmente se emiten entre 40 y 50 sanciones.