Contraloría inspecciona la Dirección de Estupefacientes

Buscan pruebas sobre posible detrimento al patrimonio público.

Este martes una comisión especial de 15 funcionarios de la Contraloría General de la República, realizaron una nueva inspecció a las oficinas de la Dirección Nacional de Estupefacientes, DNE, con el fin de establecer el posible detrimento al patrimonio público que se materializó con las entregas irregulares de bienes del narcotráfico.

El organismo de control comenzó el procedimiento hacia las 10 de la mañana y se concentra en la información que reposa en la unidad encargada de los bienes que forman parte del Fondo para la Rehabilitación, Inversión Social y Lucha contra el Crimen Organizado (FRISCO).

Según se conoció, la Contraloría busca pruebas contundentes que permitan identificar a los directos responsables de las decisiones alrededor de los bienes incautados a la mafia y que pudieron resultar en un detrimento patrimonial para la nación.

“La idea es obtener más documentos que le sirvan a la Contraloría de sustento en las investigaciones que viene desarrollando por las denuncias que hizo el actual director Juan Carlos Restrepo por el mal manejo de los activos que están a cargo de esta entidad”, dijo la contralora Sandra Morelli, al explicar que todo lo que tiene que ver con la preservación del patrimonio de esa entidad y el manejo adecuado de sus funciones es lo verifica la Contraloría.

“No tiene nada que ver con los congresistas pues ese tema es indiferente. Nosotros no investigamos la responsabilidad penal o disciplinaria y si hubiera pruebas se trasladarán a las entidades competentes (…) vigilamos que se dé una buena gestión, eficaz y transparente como manda la Constitución”, puntualizó.