Correa avanza con su revolución ciudadana

Las propuestas que Rafael Correa sometió a referéndum en Ecuador fueron aprobadas con cerca del 45% de los votos, según los datos del Consejo Nacional Electoral.

Con estos resultados, el mandatario con poco más de cuatro años en el cargo refuerza su hegemonía política, aumenta su influencia y concentra aún más poder. “Hemos tenido una nueva victoria electoral contundente, sin atenuantes, que tal vez ha sido la más difícil de las seis obtenidas en línea desde 2007”, aseguró el jefe de Estado.

La consulta proponía una gran reforma judicial que permitirá al Ejecutivo tener un mayor control sobre el sistema, y la creación de un órgano de vigilancia para la prensa que también le será útil al Gobierno para limitar la libertad de expresión. Aunque el referéndum presentaba 10 preguntas, que iban desde la gran reforma judicial hasta la prohibición de los toros o los juegos de azar, la polarización política de Ecuador lo terminó convirtiendo en un examen sobre la gestión de Correa, que cuenta con el 65% de apoyo popular.

“El presidente ya ejercía influencia en todos los poderes”, dijo a Efe Adrián Bonilla, director de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), quien indicó que el triunfo en el referendo “legitima todo lo actuado y sus decisiones futuras”. Correa goza de un poder mayor que sus predecesores, pues la Constitución que rige en Ecuador desde 2008 refleja sus prioridades, él cuenta con una red de medios de comunicación públicos que divulgan sus ideas y la oposición carece de una figura que le haga contrapeso.

Correo informó que desde ya  afrontará sin pausa el “desafío de iniciar lo más rápido la transformación” del sistema de justicia. “Somos radicales, aquí no vamos a descansar un segundo para cambiar este país en paz, en democracia, no con balas, no con botas, con el voto popular”, señaló. La cuestión judicial implicará disolver temporalmente el Consejo de la Judicatura para que una comisión tripartita, con un delegado del gobierno, reestructure el sector, que Correa afirmó está carcomido por la “podredumbre y la decadencia”.

Correa advirtió además a la prensa que no tolerará mentiras, luego de que el referendo también prohibiera a los medios y los bancos tener inversiones en otros campos de la economía. “La prensa corrupta y la mala prensa tienen mucho que temer; la prensa libre e independiente no. Acá tenemos total tolerancia a la crítica, lo que no vamos a tener es tolerancia a la mentira”, remarcó.

Temas relacionados