Corrupción en la DIAN, un pulpo

A responder por concierto para delinquir, falsedad en documento público y privado, enriquecimiento ilícito y lavado de activos.

“Donde ponemos el dedo sale pus”, fue la frase que usó el Gobierno en marzo pasado para describir la corrupción en las oficinas de registros públicos. Hoy, al conocer la magnitud de los escándalos que han salido a la luz pública en los últimos meses, parece que es una sentencia que se podría aplicar a varias entidades del Estado. A los casos del “carrusel de la contratación” en Bogotá, la Dirección Nacional de Estupefacientes y al cartel de la salud, ahora se suma la DIAN.

Y, en un lenguaje figurativo (como ha sido su estilo), el presidente Juan Manuel Santos dio a entender la magnitud del problema en la entidad de impuestos, al calificar este nuevo y billonario escándalo como tan solo “un tentáculo de un gran pulpo” que está hace varios años en la entidad. El robo comenzó en 2004 y se calcula que los corruptos se embolsillaban anualmente casi $400 mil millones.

La investigación, que adelantó un grupo élite (conformado por los organismos de control, el Gobierno y la Policía), sirvió para identificar a 17 miembros de la red, que en su mayoría eran contadores y abogados que trabajaron en la DIAN y que conocían cómo funciona la entidad. Usaron la información para diseñar un sistema de fraude con la devolución del IVA, falsificando facturas e informes para hacer los cobros, indicó el vicefiscal Juan Carlos Forero.

Por su parte, el presidente Santos explicó que el caso partió al detectar “unos movimientos fuera de lo normal en las cifras sobre devolución del IVA. En poco tiempo se triplicaron o se cuadruplicaron esas cifras y eso no tenía ninguna correspondencia con algún indicador económico. Eran cifras que no tenían explicación”.

Pese a que las irregularidades se habían denunciado hace algunos años, la red era tan fuerte que incluso logró corromper a los primeros investigadores que tuvieron la misión de recaudar las pruebas. A estos detectives los sobornaron con $1.400 millones. “Fueron descubiertos porque, de una forma inocente, con este dinero se dedicaron a comprar artículos de lujo y carros en efectivo”, dijo el presidente Santos.

En audiencia

La reciente investigación, que estuvo coordinada por un fiscal de la Unidad de Lavado de Activos, logró recaudar las evidencias e identificar a los posibles delincuentes. Con la información solicitó al juez 19 de control de garantías de Bogotá las órdenes de aprehensión y 25 órdenes de allanamiento en Bogotá y Pereira, que la Dijín hizo efectivas. Hasta ayer iban 13 personas detenidas, contra quienes se adelantará audiencia de legalización de captura, formulación de imputación y solicitud de medida de aseguramiento ante un juez de garantías.

Las personas involucradas en la red de corrupción de la DIAN tendrán que ir a juicio por concierto para delinquir, falsedad en documento privado, falsedad en documento público, cohecho, enriquecimiento ilícito y lavado de activos. Fuera de estos cargos, también se les iniciará trámite de extinción de dominio de las propiedades que posiblemente adquirieron mientras estafaron a la entidad de impuestos.

Cómo operaba

El grupo que defraudaba a la DIAN tenia un esquema bien diseñado, gracias a sus conocimientos sobre cómo funcionaba la Dirección de Impuestos, sus procesos y dónde estaban las falencias en la entidad para poder llevar a feliz término su estafa con el cobro de la devolución del IVA.

Según el vicefiscal general de la Nación, “se inició la investigación formal a principios de este año, gracias a información recolectada en las actuaciones de la policía judicial y la información que suministró la misma DIAN. A partir del descubrimiento de la empresa criminal se conoció su modus operandi, con el que obtenían un incremento patrimonial a raíz de la creación de unas empresas ficticias”.

Por su parte, el director de la DIAN, Juan Guillermo Ortega, fue más específico al decir que el cartel de la tributación, “mediante la creación de empresas de papel, ponía en marcha este fraude, en el cual se generaba mediante facturación de productos e insumos con el gravamen del IVA. Estos productos inexistentes eran supuestamente vendidos a una comercializadora internacional y con los soportes de las transacciones reclamaban a la DIAN el beneficio para exportadores de devolución del IVA”.

Se presume que dentro de la DIAN también hay algunos funcionarios involucrados, que eran los que omitían algunos controles y verificaciones, con lo que dejaban pasar varias solicitudes y permitían el cobro de esos recursos.

El general Óscar Naranjo, director de la Policía, trató de explicar el perfil de los delincuentes que conformaban este grupo. “Nos hemos encontrado una organización que comporta básicamente un modus operandi similar al de las grandes mafias del narcotráfico, en algunos casos el nivel de ostentación, de derroche, de opulencia, identifica a algunas de estas personas como si fueran líderes de carteles de narcotraficantes”.

“La cantidad de lujos, de vehículos de alta gama, los servicios personales, rodeados de escoltas contratados, y el lujo de sus residencias, indican que estamos frente a una organización con un perfil criminal de un grupo de delincuencia organizada”, agregó el general.

El ministro del Interior y de Justicia, Germán Vargas Lleras, expresó: “Los corruptos van a estar muy arrinconados y, como lo dijo el presidente Santos, se convirtieron en objetivo de alto valor para el Gobierno. Lo que se tiene que reconocer es que el actual Gobierno, el propio presidente, es quien ha puesto una estrategia muy clara a través de un grupo élite para develar estos hechos de corrupción. Qué bueno que se estén dando ya resultados”, agregó el ministro.

En los últimos meses, con los dos escándalos de corrupción descubiertos, como el cartel de los recobros al Fosyga y ahora el caso del IVA en la DIAN, dice el presidente Juan Manuel Santos que el país se ahorrará un billón de pesos, dinero que terminaba en manos de los corruptos.

Primeros detenidos

Los primeros detenidos, de los 17 presuntos involucrados en las irregularidades en el cobro de la devolución del IVA en la DIAN, son en su mayoría abogados y contadores que trabajaron en la Dirección de Impuestos. Ellos son Guillermo León Rodríguez, Blanca Jazmín Becerra Segura, María Delia Segura de Becerra, Myriam Teresa Peña Palacio, Fernando Quiceno, José Norbey Garzón, Diana Marcela Ramos, Jazmín Viviana Silva Sánchez, Antonio Agudelo, Andrea Botina Montero, Sandra Liliana Rojas y Katherine Cano Martínez.

Pese a la captura por su posible participación en el desfalco a la DIAN, esto no quiere decir que sean culpables. Será un juez de la República quien decida en juicio si los condena o los absuelve.

Temas relacionados