Corte hundió referendo reeleccionista sin tenerlo permitido: nuevo presidente del Congreso

El senador Juan Manuel Corzo, en su discurso de posesión, arremetió contra la Corte Constitucional y pidió equilibrio de poderes.

Finalmente, se cumplieron este miércoles 20 de julio los acuerdos preestablecidos por la mesa de unidad nacional (bancada santistas) en la elección de las mesas directivas del Congreso.

Al Partido Conservador se le respetó el pacto y tomó la presidencia del Senado. Entre tanto, al Partido Liberal le consumaron la elección en la presidencia de la Cámara para el representante Simón Gaviria Muñoz.

En su discurso de posesión, el nuevo presidente del Senado, Juan Manuel Corzo, sorprendió al país arremeter en contra de las Altas Cortes –ad portas de la discusión de la reforma a la justicia–, principalmente, al papel de la Corte Constitucional.

Primero habló de cómo en Colombia “se ha venido invadiendo la potestad legislativa que nos corresponde”. Según él, esto puede obedecer a “la misma falta de consolidación ideológica de los partidos que se traduzca en proyectos de ley que nos identifique”.

“Cuando la originaria potestad de hacer leyes se trasladó al pueblo se entendió que, de todos modos, la formulación de la voluntad en general no podía estar en un individuo ni en un comité, sino en una “corporación designada por la base social”, el ideal de su conformación es que en ella se vea representado el pueblo y los intereses nacionales. Fue así como el constituyente de 1991 plasmó nuevas reglas de equilibrio institucional buscando renovar la política y el liderazgo social del Congreso”, señaló.

Luego, al hablar de la “competencia” del legislativo con relación a la rama judicial, Corzo se refirió acerca de la especie de “choque que le ha causado perjuicios a la Nación, no solamente en lo conceptual, funcional, sino propiamente en las competencias que se establecieron”.

En ese sentido citó: “el artículo 379 de la Constitución consagra que los actos legislativos, la convocatoria a referendos, la consulta popular o el acto de convocatoria de la Asamblea Constituyente, sólo podrán ser declarados inconstitucionales cuando se violen los requisitos establecidos en el título XIII “de la reforma a la Constitución”…en definitiva se trata de normas de procedimiento, más no exigencias sustantivas que puedan impedir una reforma a la Constitución”.

Para explicar su malestar sobre las competencias que se pudo haber abrogado la Corte Constitucional, citó el caso del referendo de la reelección presidencial, esbozado en la sentencia C-114 de 2010.

“Hoy el Legislativo y el Ejecutivo se encuentran en una verdadera dualidad entre las facultades constitucionales cuando claramente la Corte Constitucional bajo la teoría de la sustitución, tesis abordada en la sentencia C-141/2010 se arrogó la función de revisar aspectos sustantivos o de fondo, de esta suerte no le estaba permitido ni le está permitido, ni fue la voluntad del constituyente, y tan sólo se le faculta para que por los mecanismos taxativamente citados le sea viable la revisión de vicios de procedimiento”, recalcó Corzo.

Para el nuevo presidente del Senado “como estos y muchos otros casos más, se le ha venido cercenando las funciones al legislativo”.