Costos de negociar con Seúl

Santiago Chamorro, presidente de GM Colombia advierte sobre los efectos del tratado.

Dejar abiertas de par en par las puertas de la industria automotriz nacional a un tratado de libre comercio con Corea del Sur sería quitar el pie del acelerador al sector automotor, permitiendo así el ingreso de un sinnúmero de vehículos coreanos, los cuales tienen hoy día el 20% del mercado colombiano. 

El presidente de General Motors Colombia, Santiago Chamorro, en entrevista con El Espectador, manifestó que se ha pedido al Gobierno no incluir al sector dentro del acuerdo comercial que se está negociando, y señaló que sería “irrisorio” aspirar a exportar vehículos hacia Corea del Sur. 

¿Cómo ven la apertura para los carros de Corea?

En Colombia los vehículos importados representan la mayoría de las ventas con el 55%, y el 45% restante corresponde a los ensamblados en el país (Chevrolet, Mazda, Renault, Hino).

Creemos que el hecho de tener vehículos ensamblados en el país fortalece el aparato industrial, genera empleo de alta calidad, estabilidad, y permite la trasferencia de tecnologías que el sector automotor genera a través de los autopartistas. Gracias a eso tenemos grandes avances en temas metalmecánicos y plásticos, que no se tendrían desarrollados si no fuera por la industria.

Por esa razón le hemos dicho al Gobierno que no incluya al sector automotor en el TLC que se está negociando con Corea, entendido como vehículos y autopartes.  Corea es un mercado cerrado y el 95% de los vehículos que se venden allá, son producidos localmente. Aspirar a que desde Colombia vamos a poder exportar hacia el mercado coreano una tuerca, un tornillo y mucho menos un carro, es realmente imposible por no decir irrisorio. 

Hemos dicho al Gobierno que más bien sea agresivo en los TLC, donde podamos tener un impacto  en doble vía. El tema de Corea tendría efectos negativos en el sector automotor. Primero por la entrada de vehículos al mercado colombiano que ya gozan de una posición relativamente fuerte; los carros coreanos tienen el 20% del mercado.

Segundo porque ellos tienen una posición privilegiada, entonces para qué otorgarle el mercado a un país que ya tiene posición dominante sin exigirle inversiones para desarrollar la industria. Un TLC con Corea seguramente incentivará la importación de los vehículos y ahí el desarrollo industrial se termina.

¿Sería ideal que se apruebe un TLC y se bajen los impuestos a los fabricantes colombianos?

No aplican los dos al tiempo. Bajar el IVA debería aplicar para todos. Crece el tamaño del mercado y más gente puede acceder al mercado automotor. Esa es una solución interesante, además con desarrollo de la industria. Lo que está en juego es ver si Colombia incluye dentro de su desarrollo un fuerte aparato industrial y nos dedicamos a otras cosas como proveer servicios.

¿Cuáles son las novedades de GM en el mercado nacional?

Hoy estamos poniendo en el mercado la Traverse, -el cuarto lanzamiento de los 23 que planeamos hacer en 2011- y dijimos que este iba a ser el año de los clientes felices. Este es el vehículo con todo el confort, lujo, elegancia, capacidad de ocho pasajeros, motor de 3,6 litros de última generación y 281 caballos.

 La tendencia de compra es el City car. Estos carros son muy grandes...

El mercado en Colombia tiene una composición orientada en un buen porcentaje a vehículos de tamaño chico; por eso el Spark y el Spark GT. Tenemos el 65% de la participación con estos vehículos, o con la familia Aveo con cerca del 50%.

 ¿Cómo está la torta de ventas en Colombia?

El año pasado la cerramos con cerca del 33%, seguidos del Renault con el 15%,  Hyundai, Kia y Mazda. Podemos decir que hay una ventaja importante y eso se traduce en un gran mercado posventa.

Temas relacionados