Crece distancia Santos-Uribe

Presidente Santos dijo, sin comprometerse con nombres propios, que cuando él sea expresidente se dedicará a la academia y no a "molestar" al jefe de Estado de turno.

La semana entre el presidente Juan Manuel Santos y el exmandatario Álvaro Uribe estuvo tan especialmente saturada de tensiones, que el viernes Santos no aguantó más y explotó cuando sin mencionar nombres se comprometió a que cuando él sea expresidente se dedicará a la academia y no a “molestar” al jefe de Estado de turno.

Fue durante el foro “Reformas exitosas y sistemas educativos de alto desempeño”, donde Santos aseguró: “Posiblemente me verán, después de esta responsabilidad que el pueblo colombiano me dio, dictando clase como expresidente y no molestando a los presidentes de turno”. Esa también sería su condición, según dijo, en caso de haber perdido las elecciones frente a Antanas Mockus.

La reacción del presidente ocurrió tras una oleada de cuestionamientos de Uribe. Primero, el exmandatario salió a desmentir la versión de que ya no hay campamentos de las Farc en Venezuela, como lo dijo Santos en entrevista con Televisión Española.

El pasado miércoles el expresidente la cogió contra el  programa Desarrollo Rural con Equidad, que reemplazó a Agro Ingreso Seguro. Escribió: “Tanto que lo desacreditaron y solamente le cambiaron el nombre”.

El jueves Uribe se manifestó en Twitter contra la decisión del gobierno de extraditar a Walid Makled a Venezuela y no a Estados Unidos: “Interés de USA en llevar a Makled a juez de USA es anterior a solicitud formal de Venezuela”.

Frente a la declaración de Santos, Uribe tampoco calló: “A muchos nos duele la violencia, otros la aprovechan para su ascenso político”.

Como si fuera poco contrapunteo,este viernes en un foro ideológico en Ibagué el excomisionado de Paz Luis Carlos Restrepo sostuvo que desde el gobierno Santos se está orientando una política deliberada para borrar del mapa político al uribismo. “El uribismo ganó las elecciones y perdió el gobierno”, agregó.

Las reacciones no se hicieron esperar. Para el senador Armando Benedetti, el presidente Santos busca clarificar unas posiciones y delimitar ese tipo de poderes. La presidenta del Polo Democrático, Clara López, sostuvo que “es una petición de que lo dejen existir, de que lo dejen hacer las cosas a su manera”.