Crece lío de la DIAN

En medio del escándalo, se conoce que a dos exdirectores los procesarán disciplinariamente por el caso de los Nule y uno de ellos resultó salpicado en el caso AIS.

Las miradas están puestas en la DIAN, tras el reciente escándalo de corrupción con la devolución irregular del IVA, a falsas exportaciones. Ayer comenzaron las audiencias de control de garantías, en las que a puerta cerrada se legalizaron los elementos que recaudaron en los allanamientos y luego de manera pública la legalización de captura de 16 de los 17 supuestos responsables. Tres de ellos se entregaron el viernes, en el transcurso del día.

Y justo en plena polémica, empiezan a surgir supuestas conexiones de la entidad con otros de los escándalos más sonados en el país: Agro Ingreso Seguro y los Nule. Por un lado, la Procuraduría anunció que formuló pliego de cargos contra dos exdirectores de la entidad por omisiones en el caso de los polémicos empresarios Nule. Por el otro, que uno de los exdirectores de la entidad firmó un pagaré con el que se tramitó un subsidio de AIS.

Los nuevos hechos demuestran la gravedad del escándalo, confirman que era necesario guardar sigilo sobre las pesquisas  y reafirman lo dicho por el  presidente Juan M. Santos cuando se refirió al tema de corrupción de la DIAN como un “gran pulpo” que apenas están descubriendo e investigando en la entidad.

Audiencia
Las operaciones de la Dijín para desmantelar la red responsable del billonario desfalco a la Dirección de Impuestos se han desplegado en Bogotá, Pereira y Bucaramanga. Hasta ayer se habían realizado casi 30 allanamientos, en los que recogieron evidencias para sumar a la investigación. Hasta el pasado jueves habían capturado a Guillermo León Rodríguez, Blanca Jazmín Becerra Segura, María Delia Segura de Becerra, Myriam Teresa Peña Palacio, Fernando Quiceno, José Norbey Garzón, Diana Marcela Ramos, Jazmín Viviana Silva Sánchez, Antonio Agudelo, Andrea Botina Montero, Sandra Liliana Rojas y Katherine Cano Martínez.

En la mañana de ayer se entregaron de manera voluntaria Andrea Parra y Liliana Huertas, que estaban en la lista de sospechosas. Horas después lo hizo Sandra Ospina. Según el abogado de estas procesadas, ellas dieron la cara a la justicia, en busca de beneficios judiciales en medio de la investigación.

Por eso, fueron 16 personas que estuvieron en audiencia de legalización de captura, formulación de imputación y medida de aseguramiento. Los presuntos involucrados en la red de la DIAN tendrán que defenderse de cargos como concierto para delinquir, falsedad en documento público y privado, cohecho, enriquecimiento ilícito y lavado de activos. Además, también se les iniciará extinción de dominio de las propiedades que posiblemente adquirieron con el desfalco.

Procesos paralelos
Pero los presuntos involucrados en todo el desfalco a la DIAN no sólo se someterán al proceso penal. También tendrán que enfrentar investigaciones disciplinarias y fiscales, anunciadas por los jefes de los organismos de control.

El procurador general de la Nación, Alejandro Ordóñez, indicó que ya tiene en marcha el proceso disciplinario contra los funcionarios y exfuncionarios indiciados. El principal apoyo para sacar adelante la investigación será la oficina de control interno de la DIAN. El Ministerio Público investigará cuál es el grado de responsabilidad de funcionarios que se habrían prestado para crear empresas ficticias de exportación y así conseguir la devolución del IVA.

Por su parte, la Contraloría General de la Nación hará lo propio. Según Álvaro Navas, vicecontralor general de la República, se creó una unidad especial para determinar si la red tiene operaciones y bienes en otros países. “Creemos que esta situación de la corrupción ha cobrado una dimensión trasnacional, se ha establecido la creación de una unidad técnica internacional, para que las autoridades centrales de otros estados nos puedan ayudar a identificar situaciones generadoras de corrupción, pero también identificar los bienes de manera tal que podamos aprenderlos”, agregó Navas.

De acuerdo con Juan Ricardo Ortega, director de la DIAN, paralelamente a lo relacionado con la devolución del IVA se adelantan investigaciones para tratar de desarticular otra banda que estaría defraudando a la entidad con procedimientos diferentes.

DIAN: AIS y los Nule
En medio de todo este escándalo por la devolución irregular del IVA, en la DIAN ronda la sombra de otros dos escándalos: AIS y los Nule. Por un lado, Néstor Díaz Saavedra, ex director de la DIAN, hoy aparece salpicado por el escándalo de Agro Ingreso Seguro (AIS), al encontrar que el exfuncionario firmó un pagaré con el que se respaldaba un crédito que le hicieron a una empresa a la que pertenece su hijo, menor de edad.

Este capítulo lo reconoció el propio exfuncionario y, de paso, aclaró que ahí no hubo ningún hecho irregular. Díaz indicó que él no gestionó créditos y que sólo fue gestor de una sociedad familiar, de la cual hace parte uno de sus hijos.

Y cuando se comentaba este caso, ayer mismo se conoció otro proceso contra exfuncionarios de la DIAN. La Procuraduría General formuló pliego de cargos a los exdirectores de la entidad Néstor Díaz Saavedra y Óscar Franco Charry, por las omisiones en el cobro de impuestos al Grupo Nule. Junto a ellos, irán a audiencia Camilo Andrés Rodríguez Vargas, jefe de la oficina jurídica; Juan José Fuentes Bernal, director de cobranzas, y Juan Carlos Guerrero Cárdenas, jefe de la división de representación externa de la dirección de gestión jurídica. La audiencia será el 26 de julio, ante el procurador Fernando Brito Ruiz, a las 9:00 de la mañana.

De acuerdo con el Ministerio Público, estas personas tendrían que responsar por no haber adelantado las gestiones oportunas para la recuperación de impuestos, que se habían apropiado los Nule y que los debían a la DIAN. A pesar de que el retraso venía desde 2005, sólo a finales de 2010 se impartieron las instrucciones a las direcciones seccionales de la DIAN para el cobro, las denuncias penales y el traslado de información a la subdirección de representación externa de la dirección de gestión jurídica.

Ello llevó a que la deuda de los Nule ascendiera a casi $40 mil millones. A pesar de esto, en la DIAN no denunciaron a tiempo, ni dieron instrucciones necesarias. Las deudas a la DIAN se pueden convertir en procesos penales cuando las personas jurídicas dejan de pagar el IVA y la retención en la fuente.

Por ahora, el pulpo que está enquistado en la DIAN apenas empieza a conocerse. La tarea de las autoridades será descubrir cada uno de sus tentáculos para poder llegar finalmente al cerebro de la red de estafa al recaudador de impuestos.

Temas relacionados

 

últimas noticias