Crece la tensión en Siria

Aunque la atención mundial se concentra en Libia, en donde la OTAN sigue bombardeando las fuerzas del coronel Muamar Gadafi, la situación en países como Yemen y Siria empeora.

Este viernes, cerca de 22 personas murieron cuando decenas de miles de manifestantes salieron a las calles de varias ciudades sirias para protestar contra el régimen de Bashar al Asad y las fuerzas oficiales los dispersaron con balas. Según Amar Qurabi, presidente de la ONG siria Organización Nacional de Derechos Humanos, 22 personas murieron en tres ciudades.

“Tenemos la lista nominativa de 17 manifestantes muertos en Deraa (sur) y hemos sido informados de la muerte de dos manifestantes en Homs y de otros tres en Harasta”, una localidad al norte de Damasco, aseveró Qurabi a la AFP. Horas más tarde, una fuente del ministerio del Interior, citada por la agencia estatal de noticias Sana, informó que 19 policías murieron y 75 resultaron heridos por disparos de grupos armados en el enfrentamiento.

En Yemen, en donde se presentan manifestaciones desde hace más de dos meses, dos personas murieron y más de 20 fueron heridas a manos de las fuerzas de seguridad, que dispersaron a miles de opositores del presidente Ali Abdalá Saleh al sur de Saná.

Y en Egipto, justo al cumplirse dos meses de la caída del régimen de Hosni Mubarak, cientos de jóvenes volvieron a tomarse la emblemática Plaza Tahrir para pedir la renuncia de todos los representantes del antiguo régimen y el juicio a los corruptos, así como para mostrar su apoyo a las revueltas de otros países árabes. La jornada fue bautizada como Viernes de la Purga.

Mientras tanto en la ciudad libia de Bengasi, sede de los rebeldes, un nutrido grupo de personas salió a la calle a protestar por el ataque aéreo contra sus fuerzas de la OTAN.

Temas relacionados